Que el fútbol femenino ha dado un paso adelante es una realidad. El Mundial de Fútbol de Francia del 2019 abrió una ventana a la visibilización masiva de un deporte que ha sido prácticamente ignorado por las grandes organizaciones durante décadas.

La Real Federación Española de Fútbol (RFEF), liderada por Luis Rubiales, es lo bastante lista para saber dónde hay dinero y donde hay negocio. Lo ha demostrado con la Supercopa masculina, enviando los equipos a Arabia Saudí para jugar un formato innovador que no dejó indiferente a nadie. Después del boom mediático vivido el año pasado con el fútbol femenino, el presidente ha virado su atención hacia este deporte, aunque sus intenciones a veces se quedan en el tintero.

Luis Rubiales comentaba el mes pasado que "el fútbol femenino es nuestra prioridad", pero, a la hora de la verdad, las palabras se las ha llevado el temporal Gloria. Bien es cierto que la celebración de una Supercopa femenina, la primera en la historia de España, era una propuesta ambiciosa y que impulsaba este deporte, pero la elección de las fechas no ha sido la más acertada.

luis rubiales efe

EFE

El clásico femenino (Atlético de Madrid - Barça) se disputaba el jueves a las 8 de la noche, justo en medio de los partidos del Madrid y del Barça de la Copa del Rey. El presidente de la Federación ha demostrado poca inteligencia a la hora de situar el partido más aclamado del fútbol femenino en medio de la eliminatoria de la Copa del Rey, siente las dos competiciones organizadas por la RFEF.

Además, la final que enfrentará al Barça y la Real Sociedad este domingo en el Helmántico de Salamanca (12:00h / TV3) coincidirá prácticamente con el derbi vasco de la Liga Santander (14:00h). Este horario ajustadísimo no ayuda al hecho de que los seguidores de los finalistas donostiarras centren la atención en la final femenina. La excusa de la Federación ha sido simple: no había ninguna alternativa en el calendario.

Barça y Real Sociedad, a la final

Más allá de cualquier polémica, el Barça tiene una oportunidad única de embolsarse el primer título nacional de la temporada. Las jugadoras de Lluís Cortés vienen de ganar la semifinal por 2-3 al Atlético de Madrid y llegan como grandes favoritas a la final.

Barça femenino Supercopa FCBarcelona

FCBarcelona

El atractivo de este partido, más allá de ser una final entre dos de los equipos nacionales más fuertes, es que sería el primer enfrentamiento que tienen en esta temporada. La huelga femenina para reivindicar la firma del Convenio Colectivo coincidió con el partido que disputaban las dos finalistas. Por lo tanto, el Barça tendrá la oportunidad de jugar por primera vez esta temporada contra las donostiarras y de hacer historia para ganar la primera Supercopa.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat