El exentrenador de España Roberto Moreno ha hablado por primera vez después de ser relevado por Luis Enrique. El técnico asturiano recuperará su cargo al frente de la selección nacional cuatro meses después de haberlo dejado para ocuparse de su hija, enferma de un cáncer fatal, pero lo hará sin su eterno segundo. La relación entre los dos compañeros, unidos por más de once años de amistad, se ha roto de manera definitiva y ahora Luis Enrique ni siquiera lo quiere en su equipo técnico.

Este miércoles el técnico catalán emitió un comunicado en el cual evidenciaba desacuerdo con la decisión de la Real Federación Española de Fútbol, pero un día después ha atendido los medios y ha sido más contundente. Después de ser preguntado sobre el hecho de que Luis Enrique no lo quiera como segundo entrenador, Robert se ha limitado a sonreír irónicamente y a decir: "No lo sé, preguntadle a él".

Después, el exseleccionador ha añadido que lo mejor por ambas partes es que el tema quede entre ellos. "Si la otra parte quiere, que hable. Yo no tengo nada que decir, porque creo que no será bueno para nadie. El primero para el que no sería bueno es para mí, y permitidme que en este momento piense en mí", ha dicho.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat