La Holanda de los blaugrana Jasper Cillessen y Frenkie de Jong disputará la final de la UEFA Nations League contra Portugal. Este jueves, la selección de Ronald Koeman ha superado a Inglaterra gracias a los goles de Matthjis de Ligt, el hombre de moda del fútbol europeo, de Kyle Walker en propia puerta, y de Quincy Promes, en la prórroga. De esta manera, el conjunto oranje recupera el prestigio perdido después de no alcanzar la clasificación para la Eurocopa 2016 y el Mundial 2018.

De Ligt, protagonista total

Es el jugador más deseado por los grandes clubs europeos y el Barça parece uno de los mejor posicionados para ficharlo. Matthijs de Ligt, central de sólo 19 años del Ajax de Amsterdam, ha sido titular y protagonista en el partido disputado en Guimaraes.

El defensa ha fallado en el minuto 30, cuando se le ha escapado un control y posteriormente ha cometido un menalti muy contundente sobre Marcus Rashford. El propio punta del United se ha encargado de transformarlo con sangre fría.

El central rehace su error

Si una característica define De Ligt, sin embargo, esta es su carácter. El del Ajax ha demostrado que los errores se pueden corregir y, en el minuto 73, ha empatado el partido con un golpe de cabeza imparable en un servicio de córner. Jordan Pickford sólo ha podido ver cómo la pelota entraba en su portería sin oposición.

Con el empate en el marcador, los ingleses han podido adelantarse de nuevo cuando sólo quedaban 7 minutos de partido, pero el VAR ha anulado una diana de Jesse Lingard por un fuera de juego milimétrico.

Stones y Promes deciden

El 1-1 ha propiciado que se jugaran 30 minutos más de prórroga, un hecho que ha penalizado a jugadores como Harry Kane, Jordan Henderson, Virgil Van Dijk o Georginio Wijnaldum; todos ellos finalistas de la Champions League.

En la primera parte un central como De Ligt ha fallado, pero en la prórroga, el error definitivo lo ha cometido un defensa inglés: John Stones. El central del City ha perdido la pelota en su propia área y, después de una serie de rebotes, Quincy-Promes ha introducido el esférico en la portería con la ayuda involuntaria de Kyle Walker.

Antes de acabar, y ante una Inglaterra desesperada, el extremo del Sevilla ha vuelto ha aparecer, esta vez para sentenciar la eliminatoria. El holandés ha aprovechado una nueva pérdida en la salida de pelota de los de Greth Southgate para poner punto y final a una gran noche de fútbol.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat