Con la epidemia del coronavirus obligando a tomar medidas drásticas, os proponemos una recopilación de series para sobrevivir al confinamiento, algunas porque son muy recomendables y de otros porque nos enseñan cuatro cosas sobre el apocalipsis

The Mandalorian

De acuerdo, todavía faltan unos días para que la plataforma de Disney sea accesible, pero llegará a tiempo para combatir el confinamiento. Esta serie no sólo aporta una de las mejores historias del universo Star Wars, sino que es un magnífico western espacial pleno de grandes momentos, con el valor de la concisión (ocho episodios de treinta minutos) y, por descontado, el adorable Baby Yoda. La segunda temporada, en octubre. A partir del día 24 en Disney +.

Kingdom

Serie surcoreana sobre una misteriosa plaga que obliga dirigentes y campesinos de una sociedad feudal a luchar contra una horda de zombis particularmente fastidiados. Es tanto una fábula política como una aterrador relato de terror, técnicamente brillante y un ritmo in crescendo que deja noqueado. Justo ahora se estrena la segunda temporada y no podrían haber encontrado un mejor momento. En Netflix.

Breeders

Si estos días de recogimiento se quiere pensar en las respectivas vidas domésticas, ninguna serie mejor que esta: Martin Freeman y Daisy Haggard interpretan un matrimonio enfrentados a aquellas situaciones en que los hijos te llevan al límite de la paciencia. Es muy divertida, pero a ratos tan realista que llega a hacerte sufrir. Imposible no verse reflejado en situaciones y diálogos, algunos políticamente muy incorrectos. EN HBO

Stumptown

Sabéis aquello de "la serie que tendrías que estar mirando y no miras"? No buscáis más, resulta que es esta. Los casos de una exmilitar de Portland que hace de detective (maravillosa Cobie Smulders) son el eje de un thriller que destaca por la descripción de unos personajes tan creíbles como entrañables. Y está llena de detalles (como la radio del coche de la protagonista, que siempre se arranca sola y con la canción precisa) que la hacen muy ingeniosa. EN HBO.

Kidding

La serie producida y protagonizada por Jim Carrey es una joya|gozo que merecería mucha más atención, sobre todo porque se está convirtiendo en una de las miradas más devastadoras que se han hecho a la soledad del clown. El actor interpreta la estrella de un programa infantil que ve cómo su vida personal se hunde, obligándolo a replantearse sus prioridades. La segunda temporada, recientemente estrenada, es incluso mejor que la primera. En Movistar.

Cuentos assombrosos

El "revival" de la mítica serie de los años 80, producida de nuevo por Steven Spielberg, va a capítulo por semana (se estrenó el día 6) y el piloto consigue revivir su esencia. La cosa va de recuperar los grandes temas de la ciencia-ficción clásica en episodios independientes que acostumbran a depender mucho de la personalidad de cada autor. En el reparto, Dylan O'Brien, Josh Holloway, Edward Burns y Victoria Pedretti. En Apple TV+.

Devs

El director de Ex Machina y Aniquilación, Alex Garland, es el artífice de esta distopía con aires de Black Mirror sobre una compañía dedicada a las aplicaciones tecnológicas que emprende un proyecto secreto muy peligroso. Cuando uno de los sudas trabajadores muere, la pareja de este, una ingeniera informática, se propone aclarar los hechos. Garland se sirve de unas atmósferas opresivas y una narrativa hipnótica para alertarnos de los peligros de querer hacer de Dios. EN HBO.

Black Summer

Como ya falta poco para que llegue la segunda temporada, es el momento idóneo para recuperar esta serie que, si bien incurre en algunos clichés, acaba ocurriendo todo un manual de supervivencia delante de un apocalipsis zombi. Lo mejor son sus escenas de acción, rodadas con un nervio inusual, y la sensación constante que cualquier personaje es susceptible de morir de la peor manera. En Netflix.

Daybreak

Otra mirada al apocalipsis, este caso lleno de homenajes al cine juvenil de los 80 y centrada en un adolescente que desafía la lógica del fin del mundo para poder encontrar la chica de sus sueños. Entre sus hallazgos, un impagable Matthew Broderick (quien, por cierto, grita "desperta ferro"! en un perfecto catalán), el tono de mofa y su final, que rompe con los tópicos de género de la comedia romántica. En Netflix.

Match

Un chico, Stian, conoce a una chica, Mia, con quien empieza una relación llena de altibajos que nunca acaba de ser lo que él querría. No es una historia que no se haya explicado antes: la gracia es que aquí el protagonista siempre va acompañado de dos comentaristas deportivos que van retransmitiendo los hechos. Una originalísima comedia noruega que se ríe, y mucho, de la tendencia a creer que nuestros problemas son infinitamente peores que los del resto de mortales. En Filmin.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat