En Catalunya hay muy poco arte paleolítico. Y en el conjunto del arte paleolítico es muy extraño encontrar escenas que involucren a varios personajes. Y si figuran varios animales, suelen ser mamíferos (ciervos, cabras, caballos...). Por eso es muy excepcional la piedra grabada, de unos 40 cm., que se ha encontrado al yacimiento del Hort de la Boquera, en Margalef de Montsant (en el Priorat), una pieza de hace 12.500 años que muestra las relaciones entre humanos y pájaros. Este hallazgo ha sido realizado por un equipo de arqueólogos, liderados por Inés Domingo, investigadora ICREA por la UB. Los resultados de esta investigación, que se han presentado hoy en el Aula Magna del edificio histórico de la Universitat de Barcelona, han sido publicados en la revista L'Anthropologie.

El comienzo del arte narrativo

Inés Domingo ha valorado especialmente este hallazgo, que ella representa "el inicio del arte narrativo", en el periodo del Magdaleniense. Afirma que en aquel periodo tiende a haber un cambio en la forma de pintar y representar las cosas; cada vez se acostumbran a aglomerar más figuras, pero muy a menudo no están asociadas a nivel escénico. La piedra de Margalef tiene grabadas cinco figuras: dos figuras antropomorfas, un signo y dos figuras animales, una sin duda una grulla (un animal migratòrio que se vincula simbólicamente a la temporalidad y a la regeneración de la vida), y el otro probablemente su cría. Las figuras humanas son extremadamente esquemáticas, como solía ser corriente en la época. En cambio, la grulla que ocupa un lugar central en la obra, está mucho más trabajada (a pesar de que no hay muchos ejemplos en Europa de grullas en el arte paleolítico). Domingo afirma que "es una pieza única a nivel europeo" por el hecho de representar una escena. No son cuatro dibujos separados, sino uno solo que integra a todos los personajes, humanos y animales, y eso es excepcional en Europa (sólo hay tres casos más: en Lascaux, Gönnersdorf y Teyjat). "Esta imagen nos demuestra que los pájaros no sólo fueron buenos para comer, sino que tuvieron un importante papel simbólico", explica Domingo. Y Jordi Navidad, codirector de la excavación y experto en zooarqueologia, añade que el arte profano sólo existe en los tiempos recientes y que si en el Paleolítico se representó una grulla era porque tenía algún valor especial. Ahora bien, Inés Domingo siente que es muy difícil interpretar esta escena sin un conocimiento de la cultura que produjo este conocimiento (ella, por eso, hace trabajos etnográficos entre los aborígenes australianos que todavía realizan pinturas rupestres. Y Josep Maria Fullola, coordinador del grupo de investigación en arqueología de la UB, ha asegurado que lo que querrían los arqueólogos, realmente, sería poder hablar con los artistas que hicieron estas obras. Afirma que probablemente descubriríamos cosas que ni siquiera habíamos sospechado.

piedra paleolítico Jordi Nadal UB

La piedra donde fue encontrada. Foto: Jordi Nadal.

Tecnología 3D aplicada a la arqueología

Esta pieza fue encontrada en 2011, pero hasta ahora no se ha hecho la publicación científica, que se ha retrasado mucho porque ha ido precedida por un largo trabajo de restauración. Lo primero que se ha hecho a la pieza ha sido hacer un escaneado tridimensional, que ha permitido ver elementos que eran imperceptibles a simple vista, y elaborar una copia perfecta, que permite trabajar cómodamente y preservar el original. En la investigación se ha podido documentar que las figuras habían sido elaboradas con un buril de sílex. Paralelamente, se ha ido completando la excavación de este yacimiento, con el fin de mostrar las relaciones entre este objeto y los materiales de su entorno.

piedra peleolític UB

Presentación del hallazgo en la UB. Foto: UB.

Una cavidad que es una mina

Hace 40 años que los arqueólogos de la UB trabajan en este punto del Priorat, con el apoyo del Departament de Cultura de la Generalitat, del Ministerio de Economía y Competitividad y del Ayuntamiento de Margalef de Montsant. Pilar García Argüelles, profesora de Arqueología de Barcelona y responsable de la excavación, ha explicado que el yacimiento situado en la cavidad de l'Hort de la Boquera tiene varios niveles, y que en el nivel donde se ha localizado la piedra se han encontrado zonas de limpieza y corte de animales, restos de fuegos... El yacimiento ha aportado 34.298 piezas, y todavía quedan 20 cm de profundidad por excavar. Los investigadores no descartan que pueda aparecer otro grabado similar en esta zona, aunque aseguran que es difícil. Este terreno habría sido frecuentado por los hombres durante unos mil años; Jordi Nadal considera que es probable que lo visitaran durante unos meses el año para avituallarse de sílex, y para aprovechar también algunos recursos animales, como las cabras monteses.

 

Foto de portada: Domingo et al.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat