Como cada año, en estas fechas el Institut d'Estudis Catalans y el Observatorio de Neología (OBNEO) de la Universitat Pompeu Fabra han hecho un llamamiento abierto para escoger el neologismo del año, a partir de términos cuyo uso se ha normalizado en los últimos tiempos, pero que no están en el diccionario o están con significados diferentes al que se está extendiendo. Este neologismo se incorporará al diccionario normativo, y entre la gente que haya participado en la elección se sorteará un lote de premios. Este año el concurso llega a su cuarta edición. El año 2014 ganó la palabra estelada, el del 2015 fue dron y el del 2016, vegà -ana. Quien quiera participar en el concurso sólo hace falta que vote en la página web www.neologisme.cat. El día 8 se sabrá qué palabra es la ganadora, la que será incluida en el diccionario del Institut d'Estudis Catalans.

El año de la política

Las diez palabras escogidas este año han estado muy condicionadas por la actualidad política.

_ Cassolada

_ Fer pinya

_ Gentrificació

_ Hiperventilar

_ Judicialitzar

_ Micromasclisme

_ Feminicidi

_ Sobiranisme

_ Transgènere

_ Turismofòbia

Cuatro de estos términos se han difundido por su clara vinculación con el procés: "soberanisme", "judicialitzar", "hiperventilar" y "cassolada". Tres se ha popularizado con el debate sobre las identidades de género: "micromasclismes", "feminicidi" y "transgènere"; y "turismofòbia" y "gentrificació" se han puesto de moda con los problemas que afectan al urbanismo en la ciudad de Barcelona. Curiosamente, el concurso propone "hiperventilar" en su acepción estrictamente médica, y no en el sentido figurado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat