El psiquiatra martiniqués Frantz Fanon fue uno de los grandes pensadores de las repercusiones del hecho colonial sobre colonizadores y colonizados. Este negro antillano, nacido en 1925, luchó en la Segunda Guerra Mundial con las Fuerzas Francesas Libres. Al acabar la guerra, se fue a estudiar medicina a Francia, y tras pasar un tiempo en el revolucionario psiquiátrico de Saint Alban, fue a Argelia, donde se sumó a las fuerzas del Frente de Liberación Nacional (FLN). Fanon escribió magníficas reflexiones sobre el colonialismo, como Piel negra, máscaras blancas o Los condenados de la tierra. Pero murió prematuramente, víctima de una leucemia, a los 36 años. Su hija, Mireille Fanon-Mendès France, es la presidenta de la Fundación Frantz Fanon, encargada de difundir el pensamiento de este intelectual martiniqués. Mireilla Fanon ha visitado Barcelona, invitada por la editorial Pol·len, con el objetivo de presentar la obra Els EUSclaus feliços, un cómic de Asisko Urmeneta que aplica las tesis de Frantz Fanon al País Vasco y que retrata a los vascos como el Viernes de Robinson Crusoe. Mireille Fanon ha aprovechado su estancia en la capital catalana para hablar con El Nacional.

Frantz Fanon

Frantz Fanon.

Fanon fue un gran estudioso de la colonización, pero alguien nos podría decir que el colonialismo ya se ha acabado y que el pensamiento de Fanon ya no tiene vigencia. ¿Qué le respondería?

En realidad, yo no diría que Fanon es un gran estudioso del colonialismo, sino que analizó, sobre todo, las consecuencias del colonialismo sobre el individuo, tanto sobre sus víctimas, como sobre los propios colonizadores. No se puede olvidar de que él era, ante todo, un psiquiatra... Y yo creo que su pensamiento todavía tiene valor. El colonialismo puede haber tomado nuevas formas, pero no estoy convencida de que haya acabado. Lo encontramos, todavía, en Afganistán, Iraq, África... Por lo tanto yo creo que su análisis es válido, todavía.

Hay que explicar a la gente que el colonialismo está vivo y que la mentalidad colonial todavía está activa

Mireille Fanon Fundacio Fanon - Sergi Alcazar

Los estudiosos del fenómeno colonial, especialmente los de la escuela decolonial, en los últimos tiempos, han tendido a recuperar el pensamiento de Fanon...

Eso en parte es cierto, pero la escuela decolonial, en el mundo, es muy pequeña. La aproximación decolonial tiene el apoyo de muy poca gente. En el ámbito político hay toda otra percepción; se piensa que el colonialismo está acabado. El trabajo de la escuela decolonial se queda en la esfera universitaria, y tan sólo contagia a algunos activistas. Hay que explicar a la gente que el colonialismo está vivo. Y también que la mentalidad colonial todavía es activa: lo podemos ver en cómo son tratados los inmigrantes, por ejemplo. Todavía estamos muy lejos de romper el sistema colonial. Para eso haría falta que dejáramos de pensar en las víctimas del sistema socio-político sólo como víctimas y las tratáramos como parte de la solución. Eso todavía está muy lejos.

Fanon fue traducido en el Estado español al vasco y al castellano ya a principios de los años 1970, en pleno franquismo, y tuvo un gran impacto. ¿Qué piensa que atraía al lector local de un intelectual antillano que había luchado en el Frente de Liberación Argelino?

No conozco el caso catalán, pero Fanon incluso está traducido al hebreo, a pesar de que Israel mantiene una ocupación inhumana de los territorios israelíes. En Israel hay casas editoriales alternativas que han querido traducirlo: valía la pena publicarlo en hebreo... Hay gente que se enfrenta a la ideología dominante y que piensa que un autor como Fanon aportará alguna cosa al conflicto que vive su país. Quizás por eso se tradujo a Fanon en la España de Franco.

Pese al éxito académico de las teorías postcoloniales, cada vez hay más difusión, en el Estado español, pero también en otros puntos de Europa, de las tesis revisionistas, que hacen una apología del colonialismo. ¿Cómo valora eso?

Hay, efectivamente, una división entre algunos intelectuales críticos, y una derecha populista, que cada vez toma más fuerza, en Europa y Estados Unidos, pero no sólo en estos países. El populismo de derechas llega también, por ejemplo, a la India, con Modi... El problema es que los que están en la postura decolonial tienen menos fuerza que los populistas; estos tienen una fuerza inaudita y trabajan con unas mentiras que no tenemos bastante fuerza para deconstruir. Se tiene que trabajar más a fondo con la teoría decolonial para conseguir invertir estas relaciones de fuerza, o eso será terrible, para el presente y para el futuro.

La política actual es peligrosa para todos, incluso para los que piensan estar del "buen lado"

Mireille Fanon Fundacio Fanon - Sergi Alcazar

Pero la gente sigue a los líderes populistas...

De lo que no se dan cuenta los populistas es de que son instrumentalizados por su líder, y que por eso no son hombres libres, hombres de pie, sino que están enajenados. Y están enajenados por un sistema que tiene necesidad de ellos. Si bien la gente a veces se siente del lado del poder, se tendría que preguntar qué pasará el día en que el poder se dé cuenta de que no los necesita. Se les tiene que hacer ver que su interés es ser realmente un hombre de pie, íntegro, no un posible peligro. La política actual es peligrosa para todos, pero incluso para los que se piensan que están del "buen lado"

¿Tuvo alguna influencia en la obra de Fanon el hecho de pasar por el hospital psiquiátrico de Saint-Alban y de conocer a su director, el catalán Francesc Tosquelles?

El paso por Saint-Alban es clave para la evolución de Frantz Fanon. Hay gente que piensa que Fanon inventó la psicoterapia institucional, y no, fue Tosquelles. Yo lo conocí, cuando tenía 12 o 13 años, porque vivía en Saint-Alban. Tosquelles fue el iniciador de la psicoterapia institucional, un hombre muy especial... Fue él quien abrió las puertas del asilo, y también las puertas de los pabellones... Los enfermos circulaban por el hospital y el pueblo, sin problemas... Los internos vestían como todos, no se les podía reconocer por su ropa... Fanon aprovechó mucho su estancia en Saint-Alban, y cuando llegó al psiquiátrico de Blida, en Argelia, lo primero que hizo fue sacar las cadenas a los presos y abrir las puertas de sus celdas... Liberó a los enfermos, y montó una mezquita, un campo de fútbol, un teatro... Él profundizó y trabajó una idea de Tosquelles. Demasiada gente olvida que Fanon era psiquiatra, y que su análisis del hecho colonial parte de la psiquiatría.

¿La psicoterapia institucional continúa en funcionamiento en Saint-Alban y en Blida?

¡No! ¡Qué va! Han vuelto a cerrar con llave todos los pabellones. Es atroz... Yo quería volver a Saint-Alban, porque había vivido allí. Y me llevé una decepción. Hay un pabellón Fanon pero es atroz... También el psiquiátrico de Blida está fatal... Los enfermos están encerrados todo el día en el psiquiátrico. La psicoterapia institucional se ha acabado. De nuevo, los enfermos mentales son gente que molesta; gente a la que se tiene que encerrar para que no se vea.

El colonialismo siempre se expresa de la misma manera, con el control de las personas, con una reescritura de la historia, con mentiras y con el olvido

Las tesis de su padre inspiraron al movimiento vasco de liberación nacional...

El colonialismo es el mismo por todas partes. Su funcionamiento es el mismo. La violencia, la prohibición de la cultura, la prohibición de la lengua... Y esta imposición genera resistencia. Es igual que el colonialismo se aplique a los vietnamitas, a los vascos, a los guadalupeños, a los argelinos, a los indios de Norteamérica... El colonialismo siempre se expresa de la misma manera, con el control de las personas y, sobre todo, con una reescritura de la historia, con mentiras y con el olvido, que quiere hacer invisible el pueblo que se quiere liberar del colonialismo. Los vascos tienen una historia particular, pero en Francia nadie conoce la historia del pueblo vasco... ¿Qué español que no sea vasco conoce la historia de los vascos? No me extraña en absoluto que Fanon interesara a los vascos, como interesó a los Black Panthers, en Estados Unidos...

No sé si Fanon podría ser útil para analizar la situación catalana

Mireille Fanon Fundacio Fanon - Sergi Alcazar

¿Considera que las tesis de Frantz Fanon podrían ser aplicadas al caso catalán?

Lo que me parece interesante de la situación catalana, sin ser especialista en ella, es el hecho de reivindicar el derecho al autogobierno dentro de un sistema europeo que no funciona. No se quiere salir de la Unión Europea, sino sólo obtener una independencia que no ha sido reconocida. Y eso hace cuestionar la construcción artificial de Europa, que ha incorporado a pueblos que no han sido preguntados y que querían ser independientes. Pero no sé si se podría hablar de aquello que se está pasando como un combate anticolonial, no estoy convencida... No sé si Fanon podría ser útil... Pero creo que la cuestión de la independencia de Catalunya es interesante, porque puede hacer mover los frentes. ¿Qué pasa con los pueblos que defienden la independencia a lo largo de los siglos? Son cuestiones que también afectan a Francia, con Córcega o con Guadalupe. Cuando los corsos piden la autonomía no tienen un proyecto decolonial, pero es un proyecto interesante. Tampoco Puigdemont me parece alguien decolonial. El proyecto decolonial implica un cambio radical de sistema, la defensa de un proyecto alternativo, y este no es el caso de Puigdemont.

En el mundo actual hay un 1% de gente y un 99% de no gente, de seres humanos que no cuentan para nada...

Con la llegada de Putin y Trump al poder y el ascenso de la extrema derecha a Europa, incluso en países como Suecia, parece que se empiecen a cuestionar discursos que hasta ahora eran incuestionables, como el antirracismo. ¿Como ve la evolución del mundo actual?

Los discursos contra el racismo siempre han sido cuestionados. Pero antes estos cuestionamientos eran menos visibles. Ahora la gente asume que es racista, y lo reivindica... Esta es la novedad. Por eso es fundamental la aportación decolonial. En el mundo en que estamos, las extremas derechas suben, y sólo hay que ver a Birmania... Y no hay que olvidar a Macron, que para mí es la misma cosa que Trump; tiene un barniz de educación intelectual mayor que Trump, pero tiene su misma visión del mundo... Vamos hacia la catástrofe, y no hablo de ecología; hablo de una catástrofe humana y humanitaria. Pagaremos un alto precio si estos incompetentes llegan a convencer a los suyos de que hay que atacar a Irán para salvar a Israel... Si eso pasa, Francia, que es el pequeño caniche de Estados Unidos, ayudará a los EE.UU. y toda la coalición que organizarán... Desde los Estados Unidos tienen en su punto de mira a Irán y el islam chií. Si llega eso, se demostrará que la escuela decolonial tiene razón. El mundo, hoy por hoy está dividido: los blancos por una parte, y el resto por la otra. En realidad, en la otra parte hay todos los que están excluidos, por la raza, por la pobreza, por la orientación sexual... En el mundo actual hay un 1% de gente y un 99% de no gente, de seres humanos que no cuentan para nada...

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat