Lujo, de los asirios a Alejandro Magno es la cuarta exposición que el CaixaForum organiza gracias a un acuerdo con el British Museum (las anteriores suman casi un millón de visitantes y hay un acuerdo para continuar las exposiciones conjuntas hasta 2024). Esta será una ocasión para que el público catalán se pueda acercar al mundo asiático, que está muy mal representado a las instituciones museísticas locales. Lujo agrupa 217 objetos, entre artefactos de marfil, pendientes, figuras de oro, menaje del hogar... Hay algunas piezas extraordinarias como los excepcionales objetos de oro de Takh-i Kuwad, en Tayikistán. La exposición se podrá ver hasta el 11 de abril. En la presentación de la exposición a la prensa han estado presentes Richard Lambert, presidente del British Museum, la directora adjunta de la Fundación la Caixa, Elisa Durán, el director del CaixaForum, Valentí Farràs, y la comisaria de la exposición, Alexandra Fletcher.

y ornamento para una funda y takht y kuwad tadjikistan 500 400 ac oro c the trustees of caixaforum

Ornamento para una funda que contenía un arco y flechas. Takht-i Kuwad (Tayikistán). 500-400 aC. Oro. © The Trustees of the British Museum.

600 años de lujo

Alexandra Fletcher ha querido destacar que durante 600 años, del 900 aC al 300 aC, hubo un gran número de objetos de lujo, que reflejaban la opulencia de unos grandes imperios, que más tarde caerían en decadencia. El origen de este fenómeno, según Fletcher, aparecería con el imperio asirio, que provocó un enriquecimiento de algunos individuos mediante fuertes tributos que permitieron crear tesoros, grandes palacios, inmensas construcciones... Más adelante, el lujo asirio sería reproducido por babilonios, aqueménidas, chipriotas, fenicios... Al fin Alejandro Magno unificaría todos los territorios comprendidos entre India e Italia. Pero eso supondría, al mismo tiempo, el certificado de muerte de algunas tradiciones de lujo autóctonas asiáticas. La influencia griega llegaría por todas partes durante el periodo helenístico.

y collar y tharros sardenya italia 700 600 ac oro ámbar cornalina agata c the trustees of the british museum

Collar. Tharros (Cerdeña, Italia). 700-600 aC. Oro, ámbar, cornalina, ágata. © The Trustees of the British Museum.

El lujo pegado al cuerpo

La exposición se fija en diferentes ámbitos en que el lujo es especialmente patente: los vestidos, los cosméticos, el menaje del hogar, los muebles, la decoración de los palacios, los monumentos conmemorativos, la música... Este lujo se canaliza a través de materias primas excepcionales, desde los huevos de avestruz hasta el oro, pasando por el cristal (antes de aparecer la técnica del soplado), la plata, las piedras preciosas, el cobre, el marfil o los caparazones de tortuga. Por eso entre las piezas representadas se combina la orfebrería, la cerámica, los platos, los monumentos...

y placas d oro originament con incrustaciones de piedras de colores e irán 600 400 ac oro piedras de colores c the trustee

Placas de oro, originalmente con incrustaciones de piedras de colores. Irán. 600-400 aC. Oro, piedras de colores. © The Trustees of the British Museum.

El origen de todo

Richard Lambert ha querido dejar claro que buena parte del lujo salió del espolio. Del espolio de las poblaciones conquistadas por los asirios y por otros imperios, y del espolio de las poblaciones locales obligadas a trabajar para una élite que vivía a sus espaldas. Y por eso en los primeros apartados de la exposición se reproduce una estela asiria que refleja el saqueo y destrucción de una ciudad. Las dinámicas imperiales tienen una larga historia, que para unos ha sido una historia de lujo y de ostentación, y para otros de muerte, ruina, humillación, derrota y destrucción. No es extraño que los sátrapas de la época hayan pasado a la historia tanto por sus excesos lujosos, como por su violencia y rapacidad.

y baldosa assiria y palacio norte oeste nimrud iraq 845 850 ac baldosa d arcilla vidriada c the trustees of the british mu

Baldosa asiria. Palacio noroeste, Nimrud (Iraq). 845-850 aC. Baldosa de arcilla vidriada. © The Trustees of the British Museum.

Más que ver una exposición

Elisa Durán, directora general adjunta de la Fundación la Caixa, ha resaltado que esta exposición no sólo quiere presentar objetos de lujo, sino que también permite conocer a los hombres que los anhelaron y también los que los disfrutaron. Durán ha destacado el lujo que tanto fascinó en los tiempos pasados, no es tan diferente de lo que hay hoy en día... Un lujo basado en la exclusividad, pero que acababa generando el deseo de imitación, lo que se resolvía con la aparición de copias y falsificaciones, algunas de las cuales también se muestran en la exposición. Igual que pasa hoy en día. Y Richard Lambert ha querido resaltar que las piezas del British Museum ganan vida con la presentación que les ofrece el CaixaForum (incluso ha asegurado que el British Museum aprende mucho de las prácticas museológicas del centro barcelonés). Lambert ha afirmado que pese a la confusa situación de Gran Bretaña y la tensión en Catalunya, hay que pensar en el largo plazo, y se ha mostrado convencido de que daría nuevas oportunidades para la colaboración mutua. Valentí Farràs ha resaltado que se han preparado diferentes tipos de visitas comentadas de carácter escolar, para niños a partir de 4 años. También habrá un ciclo de conferencias, con Rafael Argullol, Jordi Vidal, Helena Domínguez, Rocío Da Riva...

y placa decorativa y fortaleza de salmanassar nimrud iraq 900 700 ac marfil c the trustees of the british museum

Placa decorativa. Fortaleza de Salmanassar, Nimrud (Iraq). 900–700 aC. Marfil. © The Trustees of the British Museum.

El lujo sin más

Esta exposición supone una importante aportación al mundo cultural barcelonés, sobre todo, porque hay pocas piezas asiáticas en los museos de Catalunya. Es una gran aproximación al mundo de los asirios, de los aqueménidas o de los babilonios, que nos resultan tremendamente lejanos culturalmente. Ahora bien, la exposición acaba siendo una acumulación de piezas con poca explicación del contexto... Las explicaciones sobre las funciones de las piezas es escasa. No hay ninguna reconstrucción de los espectaculares palacios de la época, ni siquiera se reproducen obras de arte que reflejen la vida lujosa de las autoridades. Todo acaba con una gran exhibición de ostentación... Si bien no hay duda que esta exposición es un lujo, se podía ir más allá. Pero, pese a todo, queda el placer de haber podido ver una piezas realmente espectaculares.

 

Foto de portada: Frasco para aceite perfumado. Takht-i Kuwad (Tayikistán). 500–400 aC. Oro. © The Trustees of the British Museum.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat