La Xarxa de comunicació local y Cruz Roja impulsan una serie sobre los refugiados, Obre els Ulls, con 9 televisiones locales que se han involucrado en este proyecto: ETV. Televisió de Girona, El 9 TV, Canal Taronja Central, Canal Reus TV, Canal Terrassa, Empordà TV, Lleida TV y TAC12. Son 10 capítulos de 55 minutos, más un capítulo introductorio, que recogen testimonios de personas vinculadas al mundo de los refugiados y que ofrecen una visión muy diferente a los estereotipos que corren habitualmente sobre ellos. Cada uno de estos capítulos se plantea como un debate entre cuatro personas que hablan sobre su experiencia con los refugiados (la vivienda, la formación, la salud, el trabajo, la cooperación...). Se han rodado todos en un espacio desnudo, como metáfora de una realidad que los inmigrantes tienen que construir ellos mismos, sobre el vacío que deja todo lo que dejan atrás. Con estos audiovisuales, la Cruz Roja quiere explicar la situación de las personas refugiadas que ya están aquí y quiere recordar que es gente que lo ha dejado todo, y que tienen que construirse una nueva vida. Los nueve capítulos se podrán ver a partir de este martes en las televisiones locales y en el canal 159 de Movistar+.

Un programa complejo

La Xarxa reconoce que esta colaboración con Cruz Roja ha sido un desafío complejo. Primero se han hecho tres spots para televisión y para la radio, centrándose en la temática de la acogida. Y más tarde se han elaborado todos los capítulos de Obre els Ulls, centrándose en la situación de los refugiados cuando ya están en las sociedades de acogida: los problemas de vivienda, de trabajo, de formación, de salud... Los organizadores, con esta iniciativa, quieren instar a los catalanes a "ser valientes" y a afrontar el desafío de la acogida.

Una tarea prolongada

Cruz Roja quiere poner de manifiesto que en Catalunya desde hace muchos años se reciben refugiados, y no sólo de Siria, también de África Subsahariana y de Ucrania. Y quiere recordar que hay muchos conflictos que todavía están abiertos y que merecen nuestra atención. Por eso se ha querido analizar en la serie, también, toda la cadena por la que pasan los refugiados: el punto de origen, la odisea de la huida, el largo tráfico, y las dificultades para la acogida y la integración. De hecho, Cruz Roja, en diferentes países, trabaja en todos este nivel, mediante la tarea de sus voluntarios y profesionales.

Los refugiados ya llegan

Enric Morist, coordinador de Cruz Roja en Catalunya, ha avisado que ya empieza a notarse un aumento en la llegada de refugiados: en 2014 Cruz Roja contabilizó la llegada de 800, y en 2016 ya documentó 1.800 (un 20% de ellos menores de edad). Molist ha advertido que el compromiso español de recibir a 16.000 refugiados de Oriente Próximo era muy poco para las necesidades actuales. En estos momentos en Siria y en los países vecinos hay 3.000.000 de personas dispuestas a marcharse, y en Libia hay un millón más. Cruz Roja prevé que la situación se puede prolongar durante mucho tiempo, porque la guerra puede durar mucho todavía. España, en realidad, está muy lejos de cumplir sus tímidos compromisos: a día de hoy sólo se han acogido a 1.000 refugiados, de los cuales la Cruz Roja de Catalunya acoge a 100.

La Cruz Roja acoge

Cruz Roja tiene 156 plazas de acogida en Catalunya para ofrecer a refugiados (en Barcelona en la Casa Bloc, en Tarragona, en Sant Feliu de Llobregat, en Lleida, en Girona, en Berga..). En este momento están ocupadas en un 80%. Hay otras instituciones que también ofrecen plazas en Catalunya y la Cruz Roja está dispuesta a ampliar el sitio disponible para refugiados, y asegura que con su red, que cubre 300 municipios catalanes, podría hacer más trabajo en este campo. A pesar de todo, Cruz Roja no quiere concentrar a los refugiados en un solo espacio: prefiere dividirlos por todo el territorio para facilitar su integración y para evitar que se creen estructuras paralelas sólo para los refugiados. El programa de Cruz Roja para los refugiados contempla un periodo de seis meses de acogida (atención psicológica, enseñanza de lenguas, atribución de vivienda, escolarización de los niños...) y 12 o 18 meses más de integración (búsqueda de trabajo ). A pesar de todo, Molist ha querido recordar que los refugiados se acogen voluntariamente o no a este programa: "los refugiados no son de nadie, ni de la Cruz Roja ni de nadie".

La Xarxa, con los refugiados

Francesc Pena, consejero delegado de la Xarxa, ha querido dejar bien claro que la Xarxa está abierta a colaborar en la tarea de acogida de los refugiados. Avisa de que ahora, en Catalunya, llega la tarea más importante: acoger e integrar a la gente que llega. Y que buena parte de este trabajo se tiene que hacer desde el marco local; aquí el papel de los medios de comunicación locales es esencial. Pena ha declarado que la Xarxa mantiene las puertas abiertas a cualquier colaboración a instituciones y ONGs en este campo.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat