La música clásica llegará este sábado, a las 21h, en la playa de San´t Sebastià en el tradicional Concert a la Platja que organiza la Orquesta Sinfónica de Barcelona y Nacional de Catalunya (OBC) y que este año llega a su V edición. En el repertorio, pensado para un público muy amplio, figurarán fragmentos cortos de obras fáciles y bastante conocidas: Bernstein, Gershwin, Tsaikovski, Saint-Saën, Manuel de Falla... Este concierto gratuito está pensado para acercar la música clásica a un público que no suele frecuentar el Auditori ni las salas de conciertos.

plano abierto concierto en la playa auditorio

El repertorio

El programa se inaugurará con fragmentos de Candide y West Side Story, de Leonard Bernstein (enlazando con el hecho de que el 18 y 19 de julio, en el Auditoro, se proyectará la película West Side Story con música en directo). Se continuará con la Apertura cubana de George Gershwin. A continuación se interpretarán fragmentos del Cascanueces y del Vals de las flores de Txaikovski. Habrá un espacio para Saint-Saën con su Samsón y Dalila y con Bacanal; y para Léo Delibes con Coppelia, Vals y Mazzurca. El concierto se cerrará con tres piezas relacionadas con la ciudad de Barcelona, el Montjuïc de Britten y El sombrero de tres picos y una jota de Manuel de Falla.

Un acto de comunión

El año pasado fueron al concierto 14.000 personas. Y los músicos destacan la conexión que se estableció con el público. "Disfrutamos mucho", ha afirmado el percusionista Ignasi Vila, que ha participado en todas las ediciones de este concierto (y en otros conciertos masivos del OBC como en los piromusicales de la Avenida María Cristina). "Un músico está triste cuando llega al escenario y sólo hay 100 personas, después de tantos ensayos y tanto esfuerzo; cuando mayor satisfacción tienes es cuando lo que haces tú lo está disfrutando el máximo de gente posible", explica, para concluir: "Este sábado la música será una fiesta". Vila apunta que "es un concierto diferente", pero que en él "no perdemos nuestra identidad como orquesta sinfónica". Para este percusionista este será un concierto excepcional, porque "la misma pieza suena diferente según dónde lo interpretas" y en la playa, con tanta gente "hay una energía diferente".

Un público ideal

El violoncelista Jean-Baptiste Texier asegura que lo más sorprendente del Concert a la Platja es que el público, aunque no está acostumbrado a estos actos "es tan respetuoso como el del Auditori". Afirma que actos como este ayudan a desmontar el mito de que "la música clásica sólo es para la gente que pertenece a la élite, que tiene una formación." Texier, un convencido de que la música es accesible a todo el mundo, cree que la mejor forma de desmontar este mito es "invitar a la gente a que venga a la playa este sábado".

Un gran despliegue

Jordi Tort, gerente del Auditori y de la OBC, ha explicado que se ha organizado un gran despliegue para este concierto, en el que se espera que se llene la playa de Sant Sebastià. Se han instalado pantallas gigantes y equipos de sonido a fin de que se pueda ver y escuchar el concierto con la máxima calidad desde cualquier punto de la playa. Todo está a punto para el gran concierto de inicio del verano de la OBC.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat