Un día después de presentar el álbum Everyday life en streaming a través de Youtube para todo el mundo, Coldplay lo puso hoy a prueba en Ammán ante un grupo de menos de un millar de afortunados que disfrutaron del único concierto que los británicos darán en bastante tiempo fuera del Reino Unido.



La gira más corta de la historia de Coldplay, un tour que comenzó en Jordania y finalizará este lunes en Londres, por la decisión del grupo de no seguir dando conciertos hasta que sean sostenibles ambientalmente, deja la constatación de que el grupo va a parar tal vez en su mejor momento en los últimos años.

Everyday life es un disco comprometido, un disco que habla de refugiados, de niños que sufren las guerras y del horror del conflicto, y Jordania, un país salpicado por todos los conflictos de Oriente Medio, era un marco idóneo para presentarlo.


Era la primera vez que los Coldplay tocaban en dos años, desde que en Buenos Aires hicieran el último de los 122 conciertos que dieron en la gira de A head full of dreams.

En Ammán, Coldplay combinó los temas de su nuevo álbum, que abrieron el concierto, con temas clásicos de su repertorio. Femi Kuti y su banda acompañaron algunos temas. Uno de los momentos estelares de la noche fue la interpretación de Orphans, un tema sobre la guerra de Siria, la muerte y el más allá.

El concierto fascinó al público y preparó al grupo para el gran concierto de Coldplay hoy en Londres.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat