El lunes murió la escritora norteamericana, dedicada a la ciencia-ficción, Ursula K. Le Guin. La familia de la difunta ha anunciado por internet el deceso de la autora en Portland, Oregón. Hacía meses que Le Guin, de 88 años, tenía graves problemas de salud. Le Guin era muy famosa por las series de ciencia-ficción Terramar y Ekumen. Pero también se había dedicado a la poesía, a la literatura infantil y al ensayo, y en menor medida,  a la traducción (en realidad, hasta 1966 no se dedicó a la ciencia-ficción). Los críticos habían reivindicado repetidamente que Le Guin, a pesar de dedicarse a la ciencia-ficción, hacía alta literatura.

Etnografía de mundos imaginarios

Si por alguna cosa era conocida esta autora era por su recreación de mundos fantásticos, de planetas lejanos, o de mundos poblados de dragones y brujos. La obra de K. Le Guin estaba muy influida por la antropología: en cierta forma hacía etnografías imaginarias de las diferentes civilizaciones del universo. No es casualidad: Ursula K. Le Guin era hija de los antropólogos Alfred y Theodora Kroeber. Su madre había documentado la vida del último superviviente del pueblo yahi en el libro Ishi, el último de su tribu. Le Guin confesaba que el libro de etnografía de James Frazer La rama dorada le había influido mucho. Aunque la ciencia-ficción de Le Guin estaba influida por la obra de J.R.R. Tolkien El señor de los anillos, la autora norteamericana no plantea sus obras como una lucha entre el bien y el mal (como el sudafricano), sino que plantea más bien un balance de fuerzas entre las energías presentes en el universo.

Ursula K. Le Guin, en catalán

En catalán se habían publicado algunas de las obra clave de Le Guin:Els llibres de Terramar, Les tombes d'Atuan, La costa més llunyana, La mà esquerra de la foscor, Les dotze direccions del vent, Un mag de Terramar, Molt lluny de qualsevol lloc, El món de Rocannon, Tehanu: l'últim llibre de Terramar, L'ull de la garsa... 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat