Libros de la Vorágine ha publicado Mis aventuras como espía. Si el título ya es sorprendente, todavía lo es más que su autor sea Robert Baden-Powell, fundador del movimiento scout y teniente general del ejército británico. El editor ha tenido el acierto de publicar esta obra con un extenso prólogo, que contextualiza magníficamente el texto, de Juan Carlos Castillón. Unas cuantas notas, oportunamente colocadas, contribuyen a clarificar algunos aspectos del texto, que fue publicado originalmente en 1915.

Mentira

Ante todo, hay que aclarar que Mis aventuras... es un libro fantasioso, por no decir una completa mentira. Los autores que han estudiado la figura de Baden-Powell a través de sus diarios y de la documentación oficial británica no han encontrado ni rastro de algunas de las anécdotas que explica en su libro. Algunas de las aventuras con que Baden-Powell quiere impresionar el lector y demostrar su sagacidad son poco creíbles y rozan el infantilismo. Sin embargo, en realidad, lo más relevante no es si las anécdotas son ciertas o no, sino el mensaje que contiene este libro.

Del espionaje al escultismo y viceversa

En Mis aventuras como espía, Baden-Powell clarifica que "Es difícil decir, en tiempo de guerra, dónde se acaba exactamente el trabajo de un espía y dónde empieza el de un explorador" (y en inglés, el término que se usa para explorador es el mismo que se usa para escucha: "scout"). En realidad, Baden-Powell, antes de escribir su libro más emblemático, Scouting for boys (Escultismo para muchachos), ya había publicado Guía de exploración para sub-oficiales y soldados, y parte de los materiales de este libro los reaprovechó para la obra sobre escultismo. Claro está, que los scouts cuando hacen sus actividades, aprenden a ser disciplinados, a esconderse, a buscar pistas, a plantar tiendas, a construir infraestructuras: de hecho, aprenden a ser soldados, o espías. No es casual que algunos ejércitos escogieran a los reclutas que habían pasado por los scouts y los hicieran cabos.

Un sportman británico

En una ocasión, Mark David Kaufman calificó Mis aventuras como espía como "la obra más quijotesca de Baden Powell". Eso no es poco, teniendo en cuenta la visión del mundo del militar inglés y sus otras publicaciones, empezando por el quijotesco Escultismo para muchachos. En la conclusión de mis aventuras... Baden-Powell hace una apología del "toque romántico y excitante que convierte el espionaje en el fascinante deporte que en realidad es". Aquello que más sorprende, es que este libro fue reescrito durante la primera guerra mundial, mientras los soldados morían, entre vómitos, ahogados por los gases de iperita. Nada que ver con la visión de la guerra y del espionaje que da Baden-Powell. Pero de hecho, en la guerra de los bóers, que el jefe scout glorifica en Escultismo para muchachos, los ingleses ya habían hecho un gran invento: los campos de concentración, donde cerraban las familias bóers. Nada que ver con la caballerosidad británica que defendía Baden-Powell.

Por el escultismo hacia el imperio

Baden-Powell era un militar colonial: había luchado en Kandahar, en Afganistán, en las guerras zulúes de Sudáfrica, en la campaña ashanti, en la Costa de Oro, en la segunda guerra ndebele, en Zimbabue, en la segunda guerra bóer, en Sur-África... Y cuando se jubiló se retiró a Nyeri, en Kenia. Para él, el escultismo era una forma de preparar a los jóvenes para la tarea imperial (de hecho, el uniforme scout se inspira en el vestuario de la frontera del Oeste americano). El escultismo quería ser una forma de impregnar a los jóvenes de características "viriles" (compañerismo, lealtad, patriotismo), y al mismo tiempo de moralizarlos (alejarlos del juego, del alcohol, del tabaco...). Se trataba de levantar una juventud fuerte, capaz de lanzarse a la misión de conquistar el mundo. Y así lo reconocían las jefes scouts en aquella época. Y, en las colonias, querían crear una juventud autóctona leal a los colonialistas, que hiciera de mediadora entre la población local y los colonizadores.

La xenofobia de Baden-Powell

La obra de Baden-Powell rezuma una cierta xenofobia: cualquier hombre extranjero es sospechoso de ser un espía. El jefe de los scouts sobrevaloraba la presencia de espías extranjeros en Gran Bretaña y no confiaba en nadie que estuviera fuera de su país. Ahora bien, en Las aventuras..., además de mostrar su xenofobia, hace gala de su profundo clasismo. En algún punto afirma que a los alemanes el espionaje les hubiera ido mucho mejor en la primera guerra mundial, si "hubieran utilizado hombres de una educación y una posición social más elevada". En Mis aventuras como espía, Baden-Powell no hace referencia a las mujeres. En realidad, dicen que el jefe scout era muy misógino, y que se refería siempre a las "estúpidas mujeres". Aunque se casó tardíamente, siempre prefirió la compañía de los chicos jóvenes a la de las mujeres. Eso sí, era profundamente antihomosexual, como lo han sido la mayoría de las organizaciones scouts hasta fechas muy recientes.

El tiro por la culata

Baden-Powell, hinchado de patriotismo, argumenta en Mis aventuras como espía que el británico "no tiene, por regla general, un carácter corruptible". Pero Gran Bretaña protagonizó uno de los mayores escándalos de espionaje de la guerra fría. Cinco estudiantes de la universidad de Cambridge, procedentes destacadas familias, sirvieron a los soviéticos como espías; uno de ellos, Kim Philby llegó a ser alto cargo del servicio de espionaje británico, y se convirtió en el agente de más alto nivel infiltrado nunca por los soviéticos. Por edad y por extracción social, es fácil que Philby hubiera leído el libro de Baden-Powell. Quizás fue el jefe scout quién lo inspiró.

El anticomunismo scout

Y eso que el movimiento scout, en Gran Bretaña, intentó plantar cara por todos los medios al izquierdismo. Desde la Internacional Comunista hubo muchos esfuerzos por infiltrarse en los grupos juveniles, ya que era consciente del poder movilizador de éstos. Ya en los años 1920 los servicios secretos ingleses vigilaron estrictamente el movimiento scout. La alerta duró, como mínimo, hasta los años 1950. En 1954, un joven scout de 19 años, Paul Garlad, fue oficialmente expulsado de los scouts ingleses, sólo por militar en las Juventudes Comunistas; el caso despertó mucha polémica, porque Garland siempre había exhibido un comportamiento ejemplar como scout. Y mientras los scouts eran fervientes anticomunistas, los comunistas eran antiscouts: el movimiento scout estuvo prohibido en todos los países del Este de Europa, en China, en Corea del Norte y en Cuba, donde se crearon organismos juveniles dependientes del gobierno, aunque inspirados en los scouts (como lo había hecho Hitler con las Juventudes Hitlerianas, Mussolini con los Balilla o Franco con el Frente de Juventudes).

Nuestro hombre de acción

En Catalunya las ideas de Baden-Powell se introdujeron muy pronto a través del historiador y antropólogo Josep Maria Batista i Roca, quién se había formado en Inglaterra. Batista fundó en 1927 los Minyons de Muntanya, bajo la inspiración de los scouts. Era un hombre de acción, como Baden-Powell. Pero mientras Baden-Powell servía a Su Majestad británica en ultramar, Batista y Roca se integró en la clandestina Organització Militar Catalana, que pretendía combatir por las armas la dictadura de Primo de Rivera y liberar Catalunya. No había tanta diferencia en el planteamiento dels Minyons Escoltes y los de la Organització: Batista y Roca quería que los scouts fueran "hombres de temple y de carácter, con el atrevimiento y el empuje valeroso que hace falta para hacer progresar todas las actividades y manifestaciones colectivas" (como los "terroristas" de la Organització). Muchos Minyons lucharon en la guerra civil con los republicanos. De 1939 en 1976 Batista y Roca tuvo que exilarse, y fue a Gran Bretaña, un país que admiraba. Pero no perdió los vínculos con el escultismo catalán, reducido a la semiclandestinidad por el régimen franquista. Batista i Roca murió en 1978 y poco después se lo acusó de haber promovido el Èxercit Popular Català d'Alliberament (EPOCA), un grupo armado para defender la independencia de Cataluña.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat