Sabemos que con determinados instagramers, youtubers, influencers y otras terminaciones en "ers" de este mundo moderno, se hace difícil mantener la cabeza fría y no mandarlos a hacer puñetas, por no decir otra cosa más grave. El problema es que a menudo, algún espécimen funesto carga de razones a los detractores de este tipo de personajes que tanto proliferan en las redes. Como Mario Sierra Moncada.

mario sierra helado

@mariosierra_moncada

Este ser que hace unos días comía helado tan alegremente, ahora, con la crisis por el coronavirus se le ha apagado la sonrisa. Como a muchos. En su caso, sin embargo, no porque haya tenido que lamentar ningún contagio serio, sino por cosas que provocan vergüenza ajena. Y nos quedamos cortos. El mexicano está "harto de esta cuarentena". Sierra está preocupado por cosas como que han cerrado la piscina o el spa de la residencia donde vive. O que "de los cinco jardines, dejaron solo dos abiertos". O dramas como "cerraron la tintorería... ¡Y yo no sé lavar ropa!". Eso sí, tuvo el detalle de darle fiesta a la mujer que limpia en su casa: "A Lupita le dí la cuarentena libre, pagada... pero porque me da mucho miedo que ella va en transporte público y no sé qué bichos pueda traer a mi casa".

Uno de los vídeos más lamentables perpetrados por influencers como estos, que cuando hablan, hacen buena la sentencia del gran Groucho Marx: 'Es mejor estar callado y parecer imbécil que hablar y despejar las dudas definitivamente'. La red ya se ha encargado de ponerlo bonito:

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat