La ocasión parecía perfecta: con las polémicas declaraciones de Manuela Carmena sobre "las personas maravillosas" que hay en VOX todavía calentitas, la exalcaldesa madrileña conectaba en directo con el 'Planta Baixa' de TV3, donde es colaboradora estrella. Los espectadores esperaban con interés alguna manifestación, matiz o rectificación al respecto, pero se han quedado con las ganas. Xavi Rossinyol, sustituto de Ricard Ustrell, de periplo en los EE.UU. para cubrir las elecciones americanas, no ha osado incomodarla. La entrevista ha tratado el tema de los disturbios violentos del fin de semana, en los que los cachorros y seguidores del partido ultra protagonizaron saqueos, incendios y destrozos, aparte de dejar su firma con pintadas antisemitas y gritos de exaltación nazi.

Xavi Rossinyol con Manuela Carmena en Planta Baja TV3

Xavi Rossinyol con Manuela Carmena en Planta Baixa / TV3

Carmena no ha tenido ni siquiera que salir por la tangente, porque el interés de Rossinyol era exclusivamente el de analizar los episodios de violencia. Un escenario realmente cómodo para el lucimiento de la madrileña, que los ha criticado, poniendo como ejemplo a seguir las reivindicaciones feministas, donde no se tira ni un papel al suelo. De los saqueos, sólo tildarlos como actos de delincuentes, y punto. Ni rastro de su autoría, seguramente para no molestar a los amigos de VOX de la exalcaldesa, siempre mucho más afilada con el independentismo catalán que con los fascistas españoles. Una situación que ha desatado críticas feroces en la red, donde reinaba el estupor.

Manuela Carmena habla sobre disturbios en Planta Baja TV3

Manuela Carmena habla sobre disturbios en Planta Baixa / TV3

Manuela Carmena en Planta Baja TV3

Manuela Carmena en Planta Baixa / TV3

Manuela Carmena es la nueva "prima del zumosol" de los ultras: que nadie los toque. Y TV3 se lo ha puesto muy fácil.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat