Pilar Rubio ya está en casa. Tras unos meses de largos viajes (primero la luna de miel con su marido, el futbolista Sergio Ramos, y después las vacaciones con amigas buscando cocodrilos en Florida) la colaboradora de El Hormiguero ha aterrizado en Madrid. Y seguro que ya tiene ganas de volver a marcharse. No porque se esté muy bien de vacaciones (que también) sino porque ha sido poner un pie en su ciudad y generar una polémica tan encendida que le harán falta más días de desconexión para reponerse.

pilar rubio cremar2

Antena 3

Una hamburguesa. Este es el objeto de la discordia. En Instagram, la presentadora de televisión ha compartido con sus fans la foto del festín que se ha zampado en el restaurante Hard Rock Cafe de la capital española. Pero la imagen ha indignado a un montón de personas y una oleada de críticas se ha desatado contra ella. El motivo, lo que hay encima del pedazo de carne. ¿Una loncha de queso? No. Una lámina de oro.

Los ataques contra la mediática colaboradora, brutales. Los 'haters' la ponen a parir por su última excentricidad:

rubio 1

rubio 2

rubio 3

rubio 4

rubio 5

rubio 6

rubio 7

rubio 8

Calma. Pilar Rubio no come oro porque haya enloquecido o porque le sienta mejor. Lo hace por altruismo. La fundación Hard Rock Heals destina una parte de los beneficios obtenidos de la venta de estas hamburguesas a finalidades solidarias pero los 'haters' de la presentadora lo desconocen.

pilar rubio triste @pilarrubio oficial

@pilarrubio_oficial

Critican a Pilar Rubio por comer oro. A pesar de que si supieran que se juega la integridad de sus propios dientes cada vez que le pega un bocado a cada uno de los 24 quilates de la hamburguesa, seguro que le pedirían a la fundación de Hard Rock Cafe que destinara parte de los beneficios a pagar el dentista de la colaboradora.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat