En plena crisis sanitaria, Bertín Osborne hace lo que mejor sabe para colaborar en la lucha contra el coronavirus: con una copa entre las manos, brinda por España, por los Borbones, por la Guardia Civil y por el ejército en Catalunya. ¿Eficaz? No mucho. Pero seguro que se ha quedado muy a gusto. Brindis para detener la epidemia precisamente de una persona condenada por un fraude fiscal millonario. El aristócrata recuerda también a los médicos y enfermeros que trabajan estos días en condiciones precarias: "Cuando veo a esos sanitarios envueltos en bolsas de basura para evitar los contagios, siento vergüenza pero veo un país grande", asegura. Grande como la cara dura que puede tener alguien que dice esto a la vez que ha estafado millones de euros a Hacienda. Si los defraudadores pagaran, quizás el presupuesto en batas y mascarillas sería mayor. Mientras sus fans lo aplauden, algunos lo señalan. Como el locutor de radio Òscar Dalmau, indignado con el discurso de Bertín.

Bertin Osborne

@bertinosborne

Oscar Dalmau @philmusical

@philmusical

El presentador de La Competència publica capturas de pantalla de unos recortes de prensa sobre las corruptelas del madrileño. Una investigación sencilla: con una búsqueda rápida en Google aparecen decenas de artículos sobre sus fraudes al fisco. "Cárcel para Bertín Osborne por fraude fiscal", publicaba El Periódico en el año 2003, aunque no entró porque era su primera condena. Diario 20 minutos: "Bertín Osborne paga su deuda de 5 millones con Hacienda trece años después". Y otro de El Periódico: "Bertín Osborne, otro de los nombras de los papeles de Panamá". Airado por la hipocresía del presentador, Dalmau también lo sentencia:

Bertin Osborne dicho Joan Carles Telecinco

Mediaset

"Otro patriota que se llena la boca alabando a España para blanquear su cara de defraudador", lo atiza. Que alguien le comente a Bertín que lo mejor para combatir la COVID-19 es dotar al personal sanitario de equipamiento con los impuestos de todos, y no los brindis por el rey y los militares.

T'ha fet servei aquest article? Per seguir garantint una informació compromesa, valenta i rigorosa, necessitem el teu suport. La nostra independència també depèn de tu.
Subscriu-te a ElNacional.cat