En Blau fue el primer medio en titular con el último escándalo real: Juan Carlos tiene previsto huir al Caribe. En una noticia fechada el 18 de abril "Juan Carlos desea huir de forma permanente. Escapar de Zarzuela donde su relación con los reyes y Sofía no existe. Marcharse a República Dominicana donde tiene buenos amigos magnates del azúcar". Treinta días después, Jaime Peñafiel ratifica la noticia del exilio real forzado por el escándalo de corrupción, en una columna en el digital Republica.com titulada ¡Lo siento, Señor!.

joan carles suelto GTRES

GTRES

Como los viejos anuncios de Halcón Viajes: "Curro se va al Caribe". Juan Carlos como un oficinista gris que sueña poder pagarse unos días bajo un cocotero. Pero con cientos de millones en comisiones ilegales. Escribe Peñafiel: "Juan Carlos está proyectando trasladar su residencia a la República Dominicana, donde vive su amigo. Pepe Fanhul, el magnate del azúcar y dueño de un lujoso resort Casa de Campo". El decano de los cronistas reales pone nombre al amigo entrañable (masculino) del emérito, el señor Pepe, que lo acogerá en su rincón caribeño. Según Peñafiel, Juan Carlos tiene decidido exiliarse huyendo de la justicia suiza, aquí:

casa salvo spa RD1

casa de salvo RD 2

casa de salvo RD 3

Casa de Campo Resort

Peñafiel explica que no es el primero en huir por piernas: "No sería el primer rey al abandonar el país en el que reinó. En España, su abuelo Alfonso XIII. Y la reina madre Maria Cristina en 1856 implicada en asuntos de corrupción y negocios fraudulentos. Años después, se exiliaba a París Isabel II". Una tradición familiar que continuará y quién sabe si con Felipe. Juan Carlos con el amigo Pepe y compañía femenina ineludible.

joan carles gtres

joan carles gafas|ojeras de sol adiós GTRES

GTRES

Termina Peñafiel hablando de la decisión como si ya estuviera tomada: "A pesar de todo lo que se publique, pienso que la decisión de abandonar La Zarzuela y España es del propio don Juan Carlos. Ni su hijo puede echarle ni desposeerle del titulo real. Bastante ya le denigró y humilló". La única carta que le queda a Juan Carlos y que no le pueden quitar: el título de rey. Pobre consuelo. El rey del spa de 5 estrellas. O, deciá otro anuncio, como Lorenzo Lamas, "El rey de las camas".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat