El despacho del rey Felipe ha sido mirado y remirado del derecho y del revés. Todos los analistas han valorado cómo es de feo, antiguo, obsoleto, ramplón y de viejo. Pero un detalle había pasado desapercibido. En una pantalla en el fondo sale siempre una pintura de Goya. No es el original sino un fondo de pantalla del ordenador. Es El quitasol que cuelga en El Prado y que Felipe mantiene de fondo de pantalla:

felip 1 CR

felip 2

felip 3

felip 4

Casa Real

Un detalle del jefe del Estado es no exigir al Museo madrileño que le presten la pintura durante este confinamiento que nadie la puede visitar. Se conforma tenerla de fondo de pantalla. Ya gastan millones en chucherías como cáterings, fotos o sistemas de encriptado de móvil. LaEl Prado no deja reproducir gratisla pintura pero siempre queda imitarla, como en casa de Roger de Gracia y Agnès Busquets:

Leizia podría repetir el challenge, el reto de imitar la pintura favorita de su marido. Ella sin hacer nada y Felipe aguantándole el parasol. Ya es eso.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat