Siete muertos y un coma desde 2013. El caso Gürtel parece estar maldito y hoy una noticia inesperada se ha sumado a esta zaga de contrariedades. La muerte de Rita Barberá es la quinta que tiene lugar entre personas relacionadas de alguna manera con esta trama de corrupción. Muchas de las incógnitas, pues, quedarán abiertas y sin resolver.

Bolsos de marca

Rita Barberá, exalcaldesa de València y senadora fue relacionada con el caso en 2009, cuando todavía gobernaba en la ciudad, después de que la policía interceptara una conversación telefónica del presidente de Orange Market (relacionada con la trama), Álvaro Pérez, más conocido como El Bigotes, en qué explicaba a otra persona que estaba en una tienda de Louis Vuitton "comprándole un bolso a la alcaldesa" porque "no nos da nada, pero tampoco nos jode".

Aunque entonces ella soltó que sólo haría declaraciones "ante la Justicia", se la vio acompañando al expresident valenciano Francisco Camps al juicio precisamente con un bolso Louis Vuitton de color rojo. Además, su gobierno fue señalado por haber hecho adjudicaciones sin hacer concursos públicos a empresas relacionadas con Gürtel, también cuando el caso salió a la luz.

Y no sólo eso. Años antes de que estallara el caso, entre 2000 y 2003, la Federación Española de Municipios y Provincias, presidida en aquella época por Barberá, contrató a dedo al jefe de la trama, Francisco Correa, por 1,3 millones de euros.

Este, sin embargo, no es el único caso que ha salpicado a la exalcaldesa. Gürtel, el Metro de València y Nóos los pudo esquivar, pero no el caso Imelsa, por el que tenía que ser juzgada y por el que, también, estaba precisamente estos días en Madrid: para declarar ante el Supremo.

El extesorero del PP, en coma

Álvaro Lapuerta, que fue tesorero del PP antes que Bárcenas, cayó justo delante de la puerta de su casa el 30 de abril de 2013 y quedó en coma porque sufrió un fuerte golpe en la cabeza que le provocó hemorragias cerebrales. Esta era la segunda caída que sufría en 2013.

En septiembre de este año, la Sección Segunda de lo Penal archivó la causa contra él en el caso Gürtel, después de que los forenses certificaran su "demencia sobrevenida" a sus 88 años. Él era una pieza fundamental para la resolución del caso para aclarar el entramado económico que se movía en la sede del PP y seguramente tenía las claves de la contabilidad.

Una semana antes de declarar

Francisco José Yáñez Román, un exasesor del área económica del PP y padre del testaferro de Bárcenas, murió por causas naturales el 24 de enero de 2014 una semana antes de declarar como imputado ante la Audiencia Nacional por un delito de blanqueo de capitales, al ayudar presuntamente a Bárcenas y su mujer a esconder el dinero de manera ilícita.

Bárcenas habría dado instrucciones a su gestor de cuentas para transferir el dinero a la cuenta del Obispado, donde constaba Yáñez como apoderado.

Suicidio de una imputada

María del Mar Rodríguez Alonso, mujer de uno de los portavoces adjuntos del PP en el Senado, Tomás Burgos, fue encontrada muerta en un hotel céntrico de Bilbao el 21 de enero de 2015. Se había suicidado. El juez Pablo Ruz la había imputado juntamente a 42 personas más por falsedad en un documento mercantil y malversación de fondos públicos. Ella había denunciado ser víctima de un "Estado policíaco" que la perseguía por unos delitos que aseguraba no haber cometido.

La Fiscalía pedía dos años y nueve meses de prisión para María del Mar Rodríguez.

El empresario de la construcción

Murió por causas naturales a los 86 años el 10 de agosto de 2015. José Martínez Nuñez, uno de los empresarios más influyentes de El Bierzo e implicado también en la trama Gürtel.

Y es que Teconsa, la constructora que creó en Madrid, aparecía en el caso. Esta empresa fue la encargada de la sonorización de la visita del papa a València, aunque no tenía ninguna experiencia en ello.

El juez del caso

Después de 36 meses hospitalizado por haber sufrido un accidente cerebral, el juez que llevó durante casi tres años el caso Gürtel, Antonio Pedreira, murió el 13 de agosto de 2015 a los 66 años. Con él se llevó mucha información de la instrucción del caso de corrupción con el sumario más extenso que ha tenido lugar en la historia del Estado español.

Investigaba, entre muchas otras cosas, la entrega de regalos a altos cargos del gobierno valenciano, entre ellos, Francisco Camps.

El imputado muerto

El juez José de la Mata imputó al exconcejal de Iberia y exconsejero del PP en Boadilla del Monte, Francisco Sánchez Arranz, cuando ya había muerto hacía unos meses. Lo acusaba de un presunto delito de prevaricación por la adjudicación de una parcela pública en la constructora UFC S. A.

Según el auto, "de connivencia con, entre otros Francisco Correa y Arturo González Panero, habría elaborado los pliegos de condiciones del referido expediente favoreciendo en su adjudicación a favor de UFC S. A. por un precio menor al realmente procedente". Ya había declarado en 2010 por el caso, pero sólo como testigo.

Desaparecido y muerte

El exjefe de prensa de Javier Arenas, y también imputado en esta trama, el periodista Isidro Cuberos, fue encontrado muerto el 29 de octubre de 2015 en un barranco al lado de su moto una semana después de que desapareciera. Había sufrido un accidente.

Estaba imputado en el caso porque presuntamente había hecho de intermediario en la adjudicación del expositor de Jerez en la feria Fitur de 2004, a sociedades relacionadas con el caso Gürtel. Fue citado a declarar por Ruz para que explicara cómo se tramitó el contrato de una operación por la que podría haber llegado a cobrar unos 50.000 euros, pero, al considerar que el delito estaba prescrito, se acogió a su derecho de no declarar.