Cuenta atrás para Sant Jordi, una de las fiestas catalanas más queridas por todo el mundo, una tradición que, en algunos aspectos evoluciona (las rosas y los libros ya se regalan tanto a hombres como a mujeres) y en otros no lo hace tanto (la rosa más regalada sigue siendo la de color rojo). El 23 de abril hay rosas de todo tipo y de todos colores, ya lo dicen que 'para gustos, colores,' y es que a lo largo de los años las rosas han cambiado y se venden de todos los colores y formas que uno se puede imaginar, aunque la preferida sigue siendo la roja. Ahora bien, sabemos cuál es el significado real del color rojo de la rosa de Sant Jordi?

🌹 Sant Jordi 2022, en directo: última hora de la festividad del 23 de abril

El color rojo se relaciona con aquello físico porque es capaz de estimularnos, de acelerarnos el pulso y de provocar una reacción en nosotros. El rojo simboliza la sangre, el amor, el fuego, el calor, la revolución, la pasión, la acción y la fuerza. Algunos dicen que es uno de los colores primarios más importantes porque es de los que más se utiliza en diseño y porque los objetos de este color tienen la capacidad de parecer que están más cerca que los de su alrededor que son de otro color, es por eso que nos llama la atención antes. Ahora bien, el color rojo también tiene connotaciones negativas ya que es lo que transmite la sensación de peligro, desconfianza, destrucción, tensión y crueldad. El rojo era el color de los generales y de los emperadores romanos, por lo tanto también evoca a la guerra, el diablo y el mal.

¿Qué dice la leyenda?

Lo que se ha descrito hasta ahora es lo que se entiende que tiene como significado el color rojo, pero la leyenda de Sant Jordi explica otra historia. Sant Jordi era un caballero que salvó a la princesa de ser engullida por el dragón que atemorizaba a los habitantes del reino, el valiente caballero clavó su lanza a la bestia y de la sangre del dragón surgió un rosal de rosas rojas. Esta leyenda hizo que en Catalunya se haya convertido en costumbre regalar una rosa a la persona amada. Aunque la tradición marca que el color de la rosa regalada por la festividad tiene que ser el rojo, últimamente se han popularizado mucho las rosas amarillas, que simbolizan la amistad, las blancas, que hacen referencia a la inocencia, las naranjas, a la pasión y el deseo, y las de color rosa, que simbolizan afecto, generosidad y respeto.

Un Sant Jordi como los de siempre

Este 2022, después de dos festividades de Sant Jordi anormales por culpa de la covid, parece que se volverá a la normalidad. Este año Barcelona estrenará una supermanzana literaria. El Ayuntamiento ha acordado con la Cámara del Libro crear este espacio que recupera la normalidad prepandémica. El epicentro de la celebración de la festividad será el tramo comprendido entre Gran Via y la Avenida Diagonal, Pau Claris y Balmes. Los vehículos podrán circular por las calles perimetrales y también por las calles de Aragó y València. El resto serán sólo para peatones. Dentro de este perímetro acotado, habrá dos espacios diferenciados. El eje del paseo de Gràcia estará reservado para libreros y floristas profesionales. En el eje de Rambla de Catalunya, por su parte, se instalarán las asociaciones y entidades.