El CNI contactó "siguiendo los protocolos" con Abdelbaki Es Satty, imán de Ripoll (Girona) considerado 'cerebro' del atentado en agosto en la Rambla de Barcelona y en Cambrils, cuando este cumplía en el 2014 una condena en la prisión de Castelló por tráfico de drogas, según han confirmado a Europa Press fuentes de los servicios de inteligencia.

Abdelbaki Es Satty está considerado 'cerebro' de la célula terrorista investigada por la Audiencia Nacional. Murió en la explosión de la casa de Alcanar por la noche del miércoles, 16 de agosto, horas antes de que los yihadistas atentaran en la Rambla y en el paseo marítimo de Cambrils, hace tres meses este viernes.

Fuentes del CNI han explicado que los servicios de inteligencia contactaron con Es Satty: el contacto se produjo en el 2014, cuando cumplía condena en la prisión de Castelló, "siguiendo los protocolos y como hacen todas las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado".

Su nombre aparecía en sumarios judiciales por su presunta relación con terroristas yihadistas.

Pocos días después del atentado, los Mossos empezaron a investigar el entorno del imán y reconstruir su pasado. Las investigaciones los llevaron hasta la operación Chacal.

El diario El País aseguró el 20 de agosto que el imán de Ripoll conoció en su paso por la prisión en Rachid Aglif, alias El Conejo, uno de los de los miembros de la célula responsable del atentado del 11-M.

Abdelbaki Es Satty vivió en Vilanova i la Geltrú, entre el 2006 y en el 2008. Era el segundo imán y salió indemne de la operación policial donde acabó entre rejas buena parte de la cúpula de la comunidad religiosa.

Los Mossos llegaron hasta localizar a su compañero de celda a la prisión de Castelló, un terrorista condenado por el 11-M, donde cumplió condena por tráfico de drogas entre el 2010 y el 2014. El imán de Ripoll, en aquel momento, se encargaba de organizar las horas de oración entre los reclusos musulmanes. Fuentes policiales aseguran que estuvo aquí donde el CNI lo captó de confidente.

En Abdelbaki Es Satty también se lo relaciona con la operación Chacal. El dispositivo policial impidió que dos hermanos radicalizados atentaran en Ceuta.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu expone en uno de los autos que forman el sumario que dos de los detenidos por su relación con la célula del 17-A han señalado a Es Satty, de 44 años, como 'cerebro' de la célula. Murió en la explosión de Alcanar, donde los investigadores encontraron varios billetes de avión a su nombre con destino a Bruselas.

En la casa de Alcanar apareció también su cartera con la documentación y un libro de color verde con su nombre en la primera página y donde se guardaba una hoja manuscrita con el texto: "Breve carta de los soldados del Estado Islámico en tierra del Andalus para los cruzados".

Según el juez Andreu, los yihadistas de Barcelona y Cambrils habían acumulado centenares de kilos de material para fabricar explosivos para cometer "una acción terrorista de gran envergadura", lo que se frustró al estallar la mezcla que preparaban para llegar a fabricar una importante cantidad de TATP.

El juez Andreu no ha abierto ninguna pieza separada sobre el imán de Ripoll y, como con el resto de integrantes de la célula, se está analizando toda su trayectoria hasta su muerte accidental en la explosión de la casa de Alcanar usada por los terroristas como laboratorio para fabricar explosivos. En la investigación participan los Mossos d'Esquadra, la Policía Nacional y la Guardia Civil.

Los antecedentes

El imán de Ripoll contaba entre sus antecedentes con otra condena, además de la de tráfico de drogas. En el 2006, el presunto inspirador de la célula terrorista fue condenado por dos delitos de lesiones y otro contra la administración de justicia que habría cometido en el País Vasco dos años antes.

Así consta en la sentencia dictada en marzo del 2015, a la cual ha tenido acceso Europa Press, en la cual el juez del contencioso administrativo número 2 de Castelló anuló la expulsión de Es Satty que había acordado la Subdelegación del Gobierno de Castelló en relación con la condena por drogas.

Se da la circunstancia de que la sentencia por lesiones no aparece reflejada en el acuerdo de expulsión.

En este acuerdo se cita únicamente una sentencia firme dictada por tráfico de drogas por el Juzgado de lo Penal número 2 de Ceuta de febrero del 2012 por la cual había sido penado con 4 años y 1 mes de prisión en el 2011.

Por otra parte, según informaciones del diario El País, el imán de Ripoll mantuvo contacto con algunos de los terroristas detenidos después del atentado en los trenes de Atocha el 11-M del 2004.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat