La ratio de alojamientos de Airbnb por habitante en Barcelona es de las más altas de Europa, con cerca de 12 viviendas ppor cada 1.000 personas. La ciudad está por encima de Roma (10), Londres (7) o Madrid, pero por debajo de París (28) y Florencia (24).

Estos son algunos datos recogidos en un estudio que ha elaborado la Universidad de Vic-Universidad Central de Catalunya con la colaboración de l'Institute Nacional de la Recherche Scientifique de Canadá.

Las zonas con más concentración de ofertas de alquiler son la parte noroeste de Ciutat Vella, la Villa de Gracia y algunas zonas del Eixample, sobre todo la Sagrada Familia. En estos barrios, más del 10% de las viviendas se anuncian en el portal. Además, algunas secciones censales de la Derecha del Eixample, Sant Pere i Santa Caterina y la Ribera registran más del 30% de conversiones de viviendas en alojamientos de Airbnb.

Los efectos de Airbnb

Publicado en la revista Applied Geography, el estudio constata que la fuerte presencia de alojamientos de Airbnb en zonas como el Raval, el Poble-sec, la Barceloneta, Sant Pere i Santa Caterina y la Ribera ha provocado una pérdida de la densidad de la población, así como un incremento de los precios de la vivienda usada de entre el 68 y el 133% en el periodo 2012-2018.

Según concluyen los investigadores, la ciudad de Barcelona requiere un sistema de regulación de estos alojamientos más estricto, una revisión de las licencias de vivienda turística y nuevas políticas urbanas para hacer frente a la masificación y al fuerte crecimiento de este tipo de arrendamiento en la ciudad.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.

Suscríbete a ElNacional.cat