Las escuelas abrirán este lunes 11 de enero. Así lo ha confirmado esta mañana el conseller de Educación, Josep Bargalló, que ha asegurado que la vuelta se hará con "normalidad". Sin embargo, ha admitido que el temporal Filomena podrá ocasionar puntualmente problemas en algunos centros.

Ante la ola de frío, Bargalló ha anunciado que el Departamento modificará el protocolo de ventiilació en las aulas, que se readaptará delante de las bajas temperaturas previstas para la próxima semana. Una de las soluciones será incorporar purificadores de aire o soluciones mecánicas con el fin de evitar dar clase con las ventanas abiertas. Sin embargo, el conseller ha admitido que la Generalitat todavía no ha adquirido ningún aparato y ha explicado que mañana se valorarán los casos.

"Mañana los centros recibirán instrucciones con la voluntad de equilibrar el confort térmico con la necesaria ventilación. No se tiene que ventilar todo el tiempo sino en momentos concretos, que pueden ser durante el cambio de clase. Allí donde las situaciones sean más extraordinarias, intervendremos", ha indicado en una entrevista a RAC1.

Escuelas abiertas

Bargalló ha defendido en todo momento la abertura de los centros educativos este lunes y ha dicho que se trata de una vuelta "segura" y "necesaria". "Es evidente que desde el comienzo de la pandemia científicamente hay incertidumbre sobre qué consecuencias tiene y las opiniones de los expertos son diversas. Pero ahora los problemas de no abrir son mayores que los de abrir. Evidentemente, tenemos sobre la mesa todas las opciones, como cerrar, pero hoy por hoy no se aplicará", ha explicado.

La nueva cepa británica

Con respecto a la nueva cepa britància, Bargalló ha afirmado que, de momento, no cambia los planes del Departamento. Aunque algunos estudios apuntan que esta nueva variante del coronavirus podría ser más transmisible entre los niños, el conseller considera que no hay bastantes evidencias que eso sea así. Por eso, según ha explicado, la llegada de la cepa a Catalunya no afecta al retorno a las aulas.

Pruebas al personal

Dentro de la estrategia de control de la pandemia, los Departaments de Educació y de Salut empezarán a partir de este lunes un cribaje a todos los profesionales que trabajan en centros educativos. El objetivo es hacer más segura la vuelta a los centros.

Las pruebas, que se realizarán de forma progresiva y escalonada, se harán a los cerca de 170.000 personas que trabajan en los centros escolares, desde el personal docente a administrativos, pasando por personal de atención educativa, monitores de comedor o servicio de limpieza. Se harán tanto a centros públicos como concertados y privados, jardines de infancia municipales y privados, centros de educación especial, de formación profesionales y escuelas de adultos. Está previsto que se hagan a lo largo del mes de enero.

 

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat