Alfred-Maurice de Zayas (La Habana, 1947) es experto independiente de la ONU desde 2012. Nació en la Cuba de los años cuarenta, pero creció en Chicago y estudió derecho en la Universidad de Harvard. Zayas es abogado, escritor y historiador experto en derechos humanos. Esta semana participó en unas jornadas sobre la regresión de los derechos y el derecho a la autodeterminación de Catalunya que tuvieron lugar en la sede de Naciones Unidas en Ginebra, donde fue entrevistado por El Nacional.

¿Qué impacto tienen los actos que se hicieron en la ONU sobre Catalunya?
La visibilidad de todos los casos de derecho internacional y de derechos humanos es indispensable. En el mundo en que vivimos hay violaciones de derechos humanos que se ignoran por completo y hay otras donde sí hay posibilidad de avanzar. Depende enormemente de los medios, de la prensa y la televisión, y depende de organismos como Naciones Unidas o organismos como el Parlamento Europeo.

¿Usted cree que la situación de Catalunya se conoce en el ámbito internacional? 
No lo suficiente. La prensa catalana sí ha informado a los catalanes y a aquellos que quieran leerla en internet. Pero hay una ausencia de información en El País, El Mundo, el ABC o en La Razón y, además, cuando informan es para insultar, no para explicar. Lo mismo pasa con los grades medios, ya sea BBC, CNN, Fox... Hay una caricatura de la situación en Catalunya, pero el hecho es que aquí hay cientos de años de historia y de identidad, con tradiciones muy arraigadas que constituyen una identidad propia y que identifican al pueblo catalán como un pueblo que tiene derecho a la libre determinación. Eso se puede resolver mediante el federalismo, con una libre determinación interna o con una gran autonomía, pero también puede ser mediante la creación de una república.

Pero crear una república no es tan fácil….
No hay nada particular en crear una nueva república. Cuando se fundó Naciones Unidas, en el año 1945, eran 51 estados; hoy en día son 193 más el estado de Palestina como observado y más el Vaticano, etc. No hay nada malo en que haya más repúblicas. Además, los catalanes son muy europeos y muy demócratas, y están también muy apegados al Estado de Derecho, de manera que una población de 7 y medio o 8 millones de catalanes puede ser muy bien acogida como una república en la comunidad internacional.

El derecho a la autodeterminación es superior al de la integridad territorial

De momento no ha habío buena acogida.
Hay una demofobia en varios países, hay un temor al demos, un temor de que el pueblo pueda decidir por si mismo. Por eso se ha elevado el principio de la integridad territorial a un nivel sagrado que no se puede tocar. Sin embargo, quien conoce el derecho internacional y el uso del termino integridad territorial sabe que es para el uso externo, para proteger la integridad territorial de un ataque exterior. Es decir, el estado A no puede ocupar o intervenir en el territorio del estado B, pero el estado A no puede negarle a su propio pueblo el derecho a la libre determinación. El derecho a la libre determinación es superior al de la integridad territorial. Mi esperanza y optimismo está en la posibilidad de una mediación. La mediación puede ser lanzada por la oficina del Alto Comisionado de los Derechos Humanos o puede ser lanzada por la Oficina del Secretariado General de Naciones Unidas. Precisamente para asegurar los derechos humanos de todos los ciudadanos españoles, incluso los catalanes.

¿La ONU podría mediar cuando España no quiere, siendo España un miembro de la ONU?
Ese es el problema. Jamás puede una mediación tener éxito si una parte rechaza una mediación. ¿Como se puede llegar a una buena mediación? Con buena fe, con buena voluntad y con buenos argumentos. Pero evidentemente hay un cierto temor en Europa, después de la separación de Yogoslavia. Yogoslavia se separó en siete repúblicas, y los europeos tienen el temor de que el modelo vaya a copiarse en sus países. De manera que Francia no tiene interés en un separatismo de Cosrega, y Italia no tiene interés en un separatismo del Veneto. Hay minorías y pueblos en muchos países europeos, pero probablemente esas minoría no se van a querer separar si se les garantiza una autonomía plena y una autonomía generosa y cuando el gobierno central no se meta en los asuntos regionales. Cuando el centraslimo oprime a una provincia es una provocación, y entonces el pueblo de esa provincia puede desear separarse.

¿La ONU estaría dispuesta a mediar ente Catalunya y España si España lo aceptara?
Sí, sí, efectivamente, sí. Pero tampoco debe llevarse a cabo en las calles. Una mediación debe ser discreta y diplomática, porque nadie quiere perder prestigio. De manera que se puede examinar la situación entre plenipotenciarios y tratar de llegar a un compromiso. Todas las partes tienen que sacrificar algo, no es como la canción de Abba ‘Winner takes all’. No es que uno se lo tenga que llevar todo. Hay que tener la flexibilidad para aceptar o no ciertas propuestas pero siempre en buena fe y siempre anclados en el concepto del Estado de Derecho, el concepto de democracia y el concepto de la dignidad humana.

¿Como ve la reacción de la Unión Europea ante la violencia policial del 1-O?
Europa ha perdido mucha credibilidad. A ojos de muchos ciudadanos europeos, Bruselas no está actuando de conformidad con el Tratado de Lisboa. Hay un nivel de arbitrariedad que preocupa. Bruselas tiende a meterse en los asuntos internos de Hungría, Eslovaquia o Polonia, pero cuando hay violaciones gravísimas como las del 1 de octubre en España, Bruselas calla. Es algo bochornoso, algo inédito.

El 1-O se negó ilegalmente el derecho a la autodeterminación de los catalanes

¿Bruselas debe sancionar España?
Ha habido violación del artículo 2 del Tratado de Lisboa y eso tiene que tener consecuencias en el artículo 7. Ese articulo puede imponer ciertos castigos a un estado, y también la pérdida del voto, si se llega a ello. Pero lo principal seria tener un diálogo para que haya un respeto absoluto a la democrática, a la Carta Europea, al Pacto de los Derechos Civiles y Políticos. El primer artículo de ese último, que va sobre la libre determinación, es muy claro. Dice: “todos los pueblos tienen el derecho a la libre determinación". El artículo asegura que los estados están obligado a promover la libre determinación. Es decir, no solamente no se les prohíbe obstaculizar o ser indiferentes, hay que facilitar la libre determinación, y como dijimos antes, la libre determinación puede ser un alto nivel de autonomía, pero para saber lo que quiere el pueblo, y regresamos al concepto de la democracia, tiene que haber un referéndum, una forma de saber exactamente lo que el pueblo quiere. Es fue lo que se negó ilegalmente el 1 de octubre.

Se negó el referéndum...
Los catalanes tienen derecho a decidir su futuro. Yo no me pronuncio a favor de la independencia, sino a favor de que los catalanes puedan decidir lo que quieran. Ese derecho a decidir está muy anclado en los artículos 1, 19, 21, 22, y 25 del Pacto de los Derechos Civiles y Políticos. Es necesario que eso de diga públicamente, que se diga en las Naciones Unidas. El derecho internacional no se puede aplicar selectivamente. En muchos artículos he criticado el derecho internacional a la carta. Si uno cree que el derecho internacional se puede aplicar arbitrariamente, entonces hemos disminuido la autoridad del derecho internacional. Es un ataque gravísimo contra la esencia y lo que es el concpto del estado de derecho.

¿Como pudo Bruselas apoyar la independencia de Eslovenia y Croacia y negar el referéndum a los catalanes?

Hay quien dice que la autodeterminación solo es aplicable a las colonias.
Eso es absurdo. El que diga eso se quedó en los años 60. Si algún estudiante mío me escribe esto lo suspendo. El derecho internacional que está constantemente en movimiento es un derecho dinámico. Hay una progresión en el derecho internacional que no sigue solo los trataos, sino que sigue la práctica de los estados, y aquí se han creado precedentes. La Unión Soviética se separó en 15 repúblicas, Yugoslavia en siete, y Checoslovaquia se dividió en dos. Los europeos y aquellos que están hablando de la integridad territorial fueron los primeros a reconocer la declaración unilateral de independencia de Estonia, Letonia, Lituania. En el año 91, estos estados no siguieron el procedimiento previsto en la Constitución de la Unió Soviética, de manera que los europeos que reconocieron todo eso menospreciaron el principio de la integridad territorial de la Unió Soviética y aceptaron la prioridad del derecho a la libre determinación. ¿Como es posible que la Bruselas de hoy en dia, la que apoyó la independencia de Eslovenia y Croacia y que las acogió como miembros de la Unión Europea, diga que los 8 millones de catalanes no pueden ni siquiera tener un referéndum? Es una situación aberrante. Es una situación de aplicación del derecho internacional a la carta. Eso daña la credibilidad de todo es sistema de derecho.

¿Ese comportamiento se explica por las presiones de España?
Eso todo el mundo lo conoce. El antiguo ministro de asuntos exteriores de España, José María Margallo, realizó una serie de promesas. Eso se conoce, eso es público. Sin embargo, la UE esta obligada a comportarse en el marco del Tratado de Lisboa, y el articulo 2 es muy claro y se tiene que aplicar. No se ha actuado de conformidad con la ley sino con ciertos intereses económicos y políticos y por el temor de que, si los catalanes pueden separarse, también lo hagan los corsos, los del Véneto o los alemanes del Tirol del sur. Ahora dicen que el caso de Kosovo no es comparable con ningún otro y que por lo tanto no crea precedente. Sin embargo, no es sólo Kosovo, sino todos los que lo precedieron. Todos ellos crearon precedentes. Es lamentablemente lo que está pasando, y está pasando no solo al nivel de Bruselas sino también al nivel de las Naciones Unidas de Nueva York. Ahora no quieren ver las consecuencias políticas de las decisiones que se tomaron en ese momento con respecto a Yugoslavia y Kosovo.

Es al aberrante que en Europa haya presos políticos. Imagínese el bochorno y lo absurdo que hubiera sido si el Reino Unido hubiese encarcelado a los independentistas de Escocia

La reacción de España al 1-O y a la DUI han sido encarcelamientos. ¿Los considera presos políticos?
Los catalanes que han sido detenidos por razones de rebelión o sedición son claramente presos políticos y los casos están pendientes en los grupos de trabajo de las detenciones arbitrarias. Es al aberrante que en Europa suceda algo semejante. Imagínese el bochorno y lo absurdo que hubiera sido si el Reino Unido hubiese encarcelado a los independentistas de Escocia. No se hace en Europa, no se hace en un mundo que tiene que seguir el tratado de Lisboa y la Convención Europea de los Derechos Humanos y el Pacto de Naciones Unidas de los Derechos Civiles y Políticos. Esto no puede pasar en Europa, pero pasa. Por eso es particular mente escandaloso que Bruselas calle.

También hay exiliados...
Lo mismo dicta para la situación aberrante que haya personas que no puedan regresar a su país de origen porqué están amenazadas de cárcel simplemente por haber querido ejercer de manera democrática y pacifica ese derecho a la libre determinación y a la libertad de expresión y manifestación pacífica. Todos garantizados por el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos. Cuando estos casos se elevan a la Corte Europea de Derechos Humanos o al Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidad habrá un fallo, pero será dentro de un año o dos años. Ahora lo que urge es que las personas detenidas puedan ser liberadas y aquellas personas amenazada de ser detenidas deben de tener la tranquilidad moral de que no van a sufrir acoso.

Y todos eso por un referéndum que la mayoría está de acuerdo en hacer...
Para mí un español andaluz y un español catalán tienen el 98% en común, pero hay que respetar el 2% que tienen de diferencias. El no querer respetar ese 2% es preocupante. Viviendo todos en Europa como ciudadanos europeos tendría que haber más respeto a la opinión del otro, pero cuando leo El PaísEl Mundo y el ABC digo: '¡En qué mundo estamos, qué clase de regresión intelectual ha ocurrido en los últimos años!'. ¡Algunos son artículos de odio! ¡Lo que se lee en la prensa es odio! Hay que parar, meditar y ver como hemos llegado a eso. Hay realmente una regresión, es bochornoso.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat