La juez de la Audiencia Nacional deja en libertad sin fianza al major de los Mossos, Josep Lluís Trapero. Carmen Lamela no ha hecho caso de lo que había pedido la fiscalía, que quería libertad bajo una fianza de 50.000 euros.

La juez le mantiene imputado por dos delitos de sedición, después de la declaración de más de 2h, pero encara a la Fiscalía y no cede a su petición. Lamela, ha seguido la línea habitual con Trapero, cuando siempre ha rechazado el que pedida el ministerio público. En cambio no fue así en el caso de los consejeros, que ha aaabat dictando siempre las medidas que le ha pedido el fiscal.

En un breve comunicado, la fiscalía ha argumentado la fianza por "el agravamiento de la situación procesal" de Trapero "una vez que se le imputa un segundo delito de sedición".

El Ministerio Público explica que "en esta tercera declaración se han conocido detalles importantes que anteriormente [Trapero] ocultó, entre otros, reuniones previas con el president Puigdemont, el conseller de Interior y otros mandos policiales sobre el referéndum celebrado el 1 de octubre de 2017, sobre el que no llevó a cabo ningún intento de impedir su celebración ".

Argumentaba también la Fiscalía que Trapero podía ocultar pruebas. Pero la juez ha tumbado los argumentos del Ministerio Público. Carmen Lamela dice en el auto que estos "no son motivos suficientes para incrementar las medidas cauterlars personales". Trapero cada 15 días en los juzgados, no puede salir del territorio español y, además, tiene el pasaporte retirado.

Se ha referido a la prisión provisional como "medida tan grave" y recuerda que Trapero está cumpliendo "escrupulosamente" las medidas que le impusieron el 16 de octubre.

Lamela remarca que no existex el riesgo de fuga, ni de destrucción de pruebas, para que la investigación ya está muy avanzada. También destaca que Trapero ya no tiene una posición de mando del cuerpo que le permita favorecer la ocultación o destrucción de pruebas.

La llegada

Josep Lluís Trapero, el major de los Mossos, ha llegado solo a la Audiencia Nacional. Únicamente le ha acompañado de forma visible su abogada Olga Tubau. Ni apoyos —no quiere y pide que no estén— ni su equipo de confianza se han dejado ver hoy en las puertas del juzgado que ya lo ha citado tres veces para declarar. Con todo, Joan Carles Molinero ha acompañado a Trapero en coche hasta la valla de acceso a la Audiencia Nacional, en la calle Génova.

Según ha podido saber El Nacional, también ha habido un grupo de mossos que no se ha dejado ver pero que han venido de Barcelona a apoyar al major de los Mossos a título individual.

Hoy el major de los Mossos tiene la intención de explicar todo lo que hicieron los Mossos el 1 de octubre y los días previos, justo después de que la jueza del TSJC Mercedes Armas rebajara la petición de la fiscalía y recomendara cerrar colegios sin romper la convivencia.

Trapero declara por primera vez desde que fue destituido del cargo. Las otras dos veces todavía no se había nombrado el sustituto (Ferran López) ni se lo había apartado de las funciones. Por eso siempre entraba por el pasillo improvisado de la Audiencia Nacional con Ferran López y Joan Carles Molinero. Hoy, no. Hoy ha entrado sol. Y Ferran López, actual ninguno de los Mossos, entrará más tarde: está citado para las 11 h como testigo.

Como la segunda vez que vino a declarar, el 16 de octubre, Trapero iba sin uniforme: traje negro, abrigo y bufanda. Todo de negro.

Las declaraciones de Diego Pérez de los Cobos la semana pasada como testigo han provocado esta nueva comparecencia y la más que probable imputación del director general de la policía cesado Pere Soler y del secretario de Interior también cesado César Monte, que la fiscalía ya ha pedido. Lo que fue el coordinador del dispositivo policial del referéndum cargó contra Trapero y lo hizo responsable de no parar el 1-O. De los Cobos dijo que habría podido evitar el referéndum requisando urnas y ordenadores y cerrando colegios, y lo hace responsable de no cumplir las órdenes de la jueza del Tribunal Superior de Catalunya.

Ferran López, testigo

Ferran López estaba citado a las 11 h, y el actual jefe de los Mossos desde el apliació del 155 ha llegado a las 10.15 h. Hoy tendrá que explicar todo el dispositivo de los Mossos del 1 de octubre y la jueza contrastará su versión con la que antes ha dado Josep Lluís Trapero.

López también está citado para el lunes en el Tribunal Supremo como testigo en el caso contra el Govern.

De estas comparecencias y de la decisión de los magistrados dependen dos nuevas imputaciones de la cúpula de Interior: Pere Soler, director general de la policía, y César Monte, secretario general de Interior.

 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat