El president de la Generalitat, Quim Torra, ha asegurado este domingo, un día antes de ser juzgado en el TSJC por un presunto delito de desobediencia, que no irá a defenderse, sino a acusar al Estado.

En el marco de su participación en una comida amarilla con 200 personas en Bescanó (Gironès), Torra ha señalado que cumplió "su deber como presidente de los catalanes", que es "defender los derechos y las libertades" de sus compatriotas. "Yo mañana no voy a defenderme de nada, yo mañana voy a acusar al Estado por haber vulnerado sus derechos y los de todos los catalanes" ha afirmado Torra.

Asimismo, el president ha considerado que "justicia española" son dos términos incompatibles y ha recordado que "las únicas noticias esperanzadoras vienen siempre de Europa".

Finalmente, Torra ha recordado irónicamente con sorpresa que hace un año y medio que prometió su cargo como president de la Generalitat de Catalunya: "Quién lo hubiera dicho, pues ya llevamos un año y medio. Ha pasado de todo".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat