El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull (Terrassa, 1968), afronta la semana decisiva del referéndum con el convencimiento de que el referéndum se podrá celebrar, a pesar de los impedimentos y la represión policial y judicial ejercida desde el Estado español. Como conseller de Territori, también condena la presencia de agentes de la Policía Nacional española y de la Guardia Civil alojados en el puerto de Barcelona y denuncia, en esta entrevista en El Nacional, que sus actividades están afectando al funcionamiento ordinario del puerto y la economía catalana.

Josep Rull - Sergi Alcazar

La semana pasada intervinieron las cuentas de la Generalitat, detuvieron a 14 altos cargos del Govern, requisaron más de 9 millones de papeletas... ¿Se esperaba esta reacción?
No. Nosotros tenemos previstos prácticamente todos los escenarios y sabíamos que la actuación del Estado sería muy contundente. Lo que no nos esperábamos es que actuara con esta contundencia al margen del Estado de derecho. El Gobierno español tiene varios artículos en la Constitución a su disposición para actuar con toda rotundidad. En cambio, han decidido prescindir de eso. Han sobrepasado todas las líneas rojas, de suspensión de derechos y de libertades, y lo han hecho al margen de las mayorías parlamentarias que exige la Constitución, fuera del Estado de derecho que teóricamente dice defender.

¿Le sorprende que les acusen de saltarse la Constitución y que, en cambio, estén actuando contra el referéndum sin llevarlo a las cámaras?
Nosotros hacemos el referéndum obedeciendo el Parlamento de Catalunya. Ellos, en cambio, llevan a cabo esta actuación desobedeciendo aquello que ha establecido el Congreso de los Diputados. Es una diferencia muy sustancial, básica y fundamental. Nosotros somos un Govern que obedecemos la mayoría expresada por un Parlamento legítimo y democrático. La actuación de la Fiscalía y del Gobierno espanyol está al margen y contradice aquello que han acordado las mayorías parlamentarias en el Estado español. El fiscal general está recusado por el Congreso y todo el paquete de medidas represivas que impulsó Ciudadanos con el apoyo del PP fue derrotado en el Congreso. Esta es la diferencia de legitimidades que hay sobre la mesa.

El Estado también ha enviado miles de policías y de guardias civiles a Catalunya, según ellos, para garantizar la seguridad el 1 de octubre. ¿Ve desproporcionado este despliegue?
Absolutamente desproporcionado. Cuando se les ha necesitado para servir a la gente de este país no estaban. Sólo con un 0,6% de la presencia de la Guardia Civil este verano se hubiera evitado que miles de pasajeros hubieran perdido su vuelo en el aeropuerto de Barcelona. Además, lo que están haciendo de concentrar todos estos efectivos habiendo fletado tres barcos, dos en el puerto de Barcelona y uno en el de Tarragona... Eso, primero, es muy caro, porque fletar estos barcos cuesta 300.000 euros cada día. Y, además, está afectando a la normalidad y el funcionamiento comercial ordinario del puerto. Es muy grave.

Los ejercicios de la Policía y la Guardia Civil en el puerto impidieron que 191 coches pudieran exportarse a Eslovenia

¿Cómo afecta a esta actividad comercial?
Justamente este lunes había una operación de carga de vehículos que tenían que exportarse a Eslovenia. Eran vehículos de la marca Renault, pero la presencia de los cuerpos de seguridad del Estado, Policía Nacional y Guardia Civil, haciendo ejercicios en la terminal y contraviniendo todas las medidas de seguridad del funcionamiento ordinario del puerto, impidió que se pudiera culminar esta operación de carga. A causa de eso, 191 coches se quedaron a puerto en lugar de haberse cargado e ir a su destino, que es lo que se tiene que hacer. Esta presencia, esta idea testosterónica, está entorpeciendo de una manera grave y severa el funcionamiento ordinario del puerto de Barcelona y la economía catalana.

¿Cuál es este impacto en la economía?
No sólo son muy caros. Este lunes se produjo este acontecimiento que nosotros consideramos absolutamente de un nivel de irresponsabilidad altísimo. Esta presencia está afectando al día a día de la economía del país con una expresión muy clara que es la solvencia exportadora. Eso está haciendo que en este periodo de tiempo el puerto de Barcelona pueda ser percibido como un puerto que plantea algunas dificultades. Por lo tanto, insto al Gobierno español a ser serios de una vez por todas y poner orden. Pido que esta presencia, absolutamente innecesaria, como mínimo no perjudique el día a día de la actividad portuaria y no perjudique elementos clave de nuestra economía cómo es la exportación, en este caso de un sector estratégico como son los coches.

Josep Rull - Sergi Alcazar

¿Qué pueden hacer desde el Govern para recuperar la normalidad en el puerto? ¿Se ha trasladado esta situación al Gobierno español?
Nos hemos opuesto. Ya nos opusimos a que uno de estos barcos afectara al día a día de uno de nuestros puertos más importantes, que es el de Palamós. Conseguimos evitar que uno de estos barcos entrara en el puerto de Palamós, pero ahora está en el puerto de Barcelona. Estas actividades que hacían ayer están afectando a la actividad portuaria y, por lo tanto, nosotros hacemos esta denuncia pública. Además, yo he enviado una carta al ministro adviniendo que esta presencia en los términos que se está produciendo puede afectar el día a día de la actividad portuaria.

Espero que no se detenga el presidente, pero desgraciadamente con el Estado español todo es posible

Quedan cinco días para el referéndum y el Estado probablemente seguirá utilizando todos los métodos para pararlo. ¿Podríamos ver en los próximos días la detención del presidente Puigdemont?
Yo espero que no. Pero claro, el fiscal general del Estado se ha expresado en los términos "no nos obliguen a ir más allá de la ley". Que el fiscal general del Estado se atreva a decir eso es de una gravedad extraordinaria. Si se produce esta detención, que desgraciadamente con el Estado español todo es posible, habrá una reacción cívica, pacífica, pero muy masiva y muy multitudinaria de los ciudadanos. Sería atacar una de las expresiones más claras y genuinas de la libertad, de la democracia y de la voluntad expresada por el Parlamento de Catalunya.

De hecho, no sólo el presidente podría ser detenido. La querella de la Fiscalía va contra todos los consellers e incluye los delitos de prevaricación, desobediencia y malversación de caudales públicos. Este último incluye penas de prisión. ¿Tiene miedo de acabar en prisión?
No. Asumo que el riesgo está, pero estoy convencido de que esta es una batalla democrática y pacífica, y la entregaremos para ganarla. Estoy muy convencido de que ganaremos, que estamos en condiciones de hacerlo posible. El nivel de determinación del pueblo de Catalunya es altísimo. Esta es la potencia que tiene la democracia. Eso ya no va sólo de independencia sí o independencia no. Eso va de democracia, derechos y libertades.

Además de las consecuencias penales, hay también económicas. El Tribunal de Cuentas recama al expresidente Artur Mas más de cinco millones de euros por el 9-N. ¿Le preocupa que lo puedan arruinar personalmente para el 1-O?
Eso también está fuera del estado de derecho. Riesgos tenemos muchos, pero la manera más potente de conjurarnos contra estos riesgos es ganando. La manera más clara de hacer frente al riesgo de prisión o de sanciones en términos económicos, la receta más consolida que tenemos es la victoria. Por lo tanto, apelamos a los ciudadanos y las ciudadanas a culminar este proceso de manera exitosa. Tenemos que construir una anchísima mayoría, que haga imparable el anhelo de libertad de Catalunya. El nivel de riesgos que nosotros asumimos es inversamente proporcional a la movilización de la gente, expresada con más votos en las urnas. Cuantos más votos haya este 1 de octubre, menos riesgos asumimos.

Josep Rull - Sergi Alcazar

¿Pero se podrá votar este 1 de octubre, o Madrid conseguirá impedirlo?
Como gobierno, hasta el último momento habremos desplegado, a través de planes A, B y C, todos los elementos para hacer posible la votación de la ciudadanía. Eso es lo que ha intentado alterar y afectar al Gobierno español. Las bases para hacer el referéndum están y continúan intactas. El Estado español puede hacer otras cosas, sí, pero nuestra determinación está y el operativo está. La base del operativo en estos momentos está intacta.

Confiamos en el criterio de los Mossos D'Esquadra, que son los que tienen que garantizar el orden público

¿Podríamos ver a los Mossos impidiendo a los ciudadanos votar, como pide la Fiscalía?
Los Mossos harán lo que corresponda. Confiamos en el criterio de los Mossos D'Esquadra, que son la policía democrática de este país, y que son los que tienen que garantizar el orden público.

Pero aunque finalmente se pueda votar, ya difícilmente será "como siempre" y con todas las garantías...
El elemento más importante es la participación que pueda haber, y eso es lo que se quiere alterar por parte del Estado. Es esta movilización la que nos tiene que permitir interpretar bien cuáles son los resultados. El Estado intenta desactivar garantías, pero nosotros intentamos reactivar las garantías. Este es el mecanismo. Estamos determinados a hacer posible la votación de este 1 de octubre con todas las garantías, aunque la tensión es altísima. Esta es la contradicción. Se oponen a una consulta porque no hay garantías y ellos son los principales artífices de ir deshaciendo y destruyendo todas las garantías. Afortunadamente, la solvencia del Govern y la institución nos permite ir reconstituyendo estas garantías que el Estado intenta estropear cada día.

La garantía más importante de cualquier referéndum es la participación. Quien dará las garantías será la ciudadanía haciéndose suyas estas urnas

¿Se tiene que implementar el resultado de todos modos, aunque no haya garantías?
La garantía más importante de cualquier referéndum es la movilización de la gente y la participación de los ciudadanos. Puede haber un referéndum clásico y todos los elementos que puede establecer un determinado estado y que la gente no vaya a votar. ¿Qué tiene más garantías? Tiene más garantías aquel instrumento que es incorporado por la gente como patrimonio de la gente. Quien dará las garantías será la ciudadanía haciéndose suyas estas urnas. Eso es lo que estamos detectando que se está produciendo en estos momento. Hay una movilización muy amplia y transversal de gente del sí y del no, entendiendo que estas urnas son instrumentos para la democracia y para la libertad de un país. Eso tiene una fuerza transformadora de primer orden y de primera magnitud.

¿Cuál sería esta participación mínima para implementar los resultados?
Cuando se pacta un referéndum se pueden pactar con el otro lado los términos y las condiciones. Eso pasó en el referéndum de Montenegro, las partes fijaron la mayoría que se tenía que alcanzar. En el momento en que no hay este pacto, nosotros vamos a lo que establece la ley, que no fija ningún límite de participación. Estamos convencidos de que hay una corriente de fondo muy transversal que coincide con aquello porque sirven los referéndums, que es para servir la democracia. Esta es la potencia que está adquiriendo este referéndum y que ha querido estropear el Gobierno español. Esta corriente, veremos en qué términos se expresa este 1 de octubre.

¿Por lo tanto, las urnas y las papeletas estarán, verdad?
Sí.

Josep Rull - Sergi Alcazar

¿Y cómo se implementan este resultados? ¿Se puede negociar una independencia con un Estado que no quiere ni negociar un referéndum?
Quien comandará los siguientes pasos es quien nos ha dado el mandato para hacer el referéndum, que es el Parlament de Catalunya. Después del 1-O, será el Parlament el que fijará el nuevo paso que se tiene que llevar a cabo y en qué términos se tiene que plantear. Miramos qué pasa el 1 de octubre, veamos la expresión democrática que hemos podido formular con todos los inconvenientes de una presión extraordinaria y brutal por parte del Estado español y después vendrá el siguiente paso, que es leer bien lo que ha pasado y continuar de acuerdo con aquello que establezca el Parlament. Será la cámara quien fijará las condiciones para el nuevo paso adelante que tendremos que hacer.

¿Qué pasará si finalmente no se puede votar? ¿Usted apuesta por una declaración unilateral de independencia?
​Nuestro objetivo tiene que ser poder hacer el 1 de octubre con todas las consecuencias. Será el Parlament quien tendrá que dar los siguientes pasos. Anticiparnos a estos escenarios puede debilitar el objetivo prioritario que es hacer el referéndum. Aquí estamos concentrados y aquí centralizamos todos los esfuerzos. El día siguiente veremos exactamente qué escenarios tenemos sobre la mesa. El único escenario en el cual estamos abocados es el escenario de poder votar y de poder hacer el referéndum el 1 de octubre.

Para mí sería un sueño ser ministro de la República. Ya no pensar en términos de conselleria o de Generalitat, sino en términos de nueva República catalana

¿Dónde se imagina que estará dentro de un año? ¿Se imagina continuando como conseller?
Para mí sería un sueño si en lugar de conseller pudiera ser ministro de la República, sería extraordinario. Ya no pensar en términos de conselleria o pensar en términos de Generalitat, sino en términos de nueva República catalana. Pero lo menos relevante es qué pueda hacer yo. Lo más importante es que en este despacho haya un hombre o una mujer que sea ministro de la nueva República. Yo trabajo por eso y este es mi objetivo.

Josep Rull - Sergi Alcazar

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat