"Si no hay mesa, no hay legislatura". Este es el mensaje que ha querido trasladar al portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, al candidato a la investidura, Pedro Sánchez. Durante su intervención este sábado ante la cámara, el dirigente republicano ha advertido a los socialistas que esta vez no aceptarán "estafas". A pesar de todo, ha defendido que esta es la mejor alternativa posible. Incluso aferrándose a una carta de Oriol Junqueras desde Lledoners, a pesar del "golpe de estado de libro" de la Junta Electoral Central.

El jefe de filas de Esquerra en Madrid ha asegurado que no le temblará el pulso si Pedro Sánchez les está vendiendo gato por liebre. "¿Cómo hacemos para que el PSOE cumpla? Seré muy claro: si no hay mesa, no hay legislatura", ha asegurado. Y ha continuado: "Si esta vez el pueblo de Catalunya vuelve a ser estafado, si esta mesa de diálogo no se cumple, no se estará estafando a un partido; se estará estafando al pueblo de Catalunya". Aun así, ha recordado que su compromiso electoral era sentarse y hacer sentar al Gobierno a una mesa de negociación.

El portavoz republicano ha arrancado su intervención leyendo palabras de Oriol Junqueras desde la celda 47 de la prisión de Lledoners, asegurando que están "siempre dispuestos a dialogar, independientemente que estemos o no en prisión". En este sentido, el líder de ERC ha continuado: "No hacerlo sería traicionarnos a nosotros mismos. Dialoguemos".

Antes de leer la carta de Junqueras, Rufián ha denunciado justamente la inhabilitación decretada por la Junta Electoral Central un día antes, tanto de Junqueras como del president Quim Torra. Ha criticado que "un órgano administrativo, fuera de periodo electoral, se extralimite de esta manera". En esta línea, ha asegurado que "no sólo es una salvajada, sino un golpe de estado de libro". De este "golpe de estado" ha responsabilizado al PP de Pablo Casado, que ya conocía el acuerdo de la JEC una hora antes de que se hiciera público. Aun así, les ha dejado claro que "no tumbarán 89 años de historia inequívocamente antifascista".

Rufián ha reprochado a Sánchez toda su hemeroteca, repleta de declaraciones contradictorias y cambiantes en relación al conflicto en Catalunya. "¿Qué cree que ha pasado para que pase de presumir en prime time de poder utilizar la Fiscalía para acabar hablando de política?", le ha preguntado. "Esta gente. El miedo a esta gente. El acomplejamiento ante esta gente", ha respondido señalando hacia la bancada de la derecha. Lo ha arreglado al final: "Yo hace mucho tiempo que prefiero malas hemerotecas a dejar de ser útil. Bienvenidos al diálogo, bienvenidos a la política".

"Lo que no unió el afecto lo ha unido el espanto", ha sostenido Gabriel Rufián, que ha defendido la mesa de diálogo como "un instrumento de los dos partidos ganadores al servicio del diálogo". En este sentido, ha concluido: "Es de largo mejor que loque tenemos, pero no es ni mucho menos lo que queremos". Es, en definitiva, un primer paso. "La música que llega suena bien, es diferente".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat