Ante la reiterada negativa del gobierno español a publicar el decreto de nombramiento del nuevo ejecutivo de la Generalitat que incluya a los consellers Jordi Turull y Josep Rull, que se encuentran en el exilio, y Toni Comín y Lluís Puig, que estan exiliados en Bruselas, el president, Quim Torra, ha firmado un nuevo decreto para desbloquear el gabinete: Elsa Artadi pasará a Presidència, además de portavoz, mientras que a Empresa se incorporará Àngels Chacón del PDeCAT, el Departament de Salut quedará en manos de la republicana y secretaria de la Mesa del Parlament, Alba Vergés, mientras que Damià Calvet asumirá Territori, tal como estaba previsto, y Laura Borràs, Cultura. Con estos cambios se incorporan tres mujeres más al Govern y sumarán un total de seis conselleries, frente a los hombres que ocupan la presidencia, vicepresidencia y seis conselleries.

Artadi, mujer fuerte de JxCat en el Govern, ya se había apuntado desde el primer momento como consellera de Presidència en caso que Turull no pudiera tomar posesión o fuera suspendido por el Supremo. Su incorporación a Presidència ha obligado, sin embargo, a substituirla en el Departament de Empresa. Aquí ha aparecido un nombre nuevo, Àngels Chacón, hasta ahora directora general de Indústria y primera teniente de alcalde del Ayuntamiento de Igualada con el PDeCAT.

También entrará en el Govern la secretaria cuarta de la Mesa del Parlament Alba Vergès que encabezará el Departament de Salut, mientras que tanto Damià Calvet como Laura Borràs habían aparecido como futuros comisionados de Territori y de Cultura con la intención de asumir los departamentos cuando fuera necesario.

El Govern quedará, pues, constituido de la siguiente manera:

  • Pere Aragonès i Garcia – titular del Departament d'Economia i Hisenda i vicepresident del Govern
  • Elsa Artadi i Vila – consellera de la Presidència i portaveu
  • Ernest Maragall i Mira – conseller de Acció Exterior, Relacions Institucionals i Transparència
  • Miquel Buch i Moya – conseller de Interior
  • Josep Bargalló i Valls – conseller de Ensenyament
  • Alba Vergès i Bosch – consellera de Salut
  • Damià Calvet i Valera – conseller de Territori i Sostenibilitat
  • Laura Borràs i Castaño – consellera de Cultura
  • Ester Capella i Farré – consellera de Justícia
  • Chakir El Homrani Lesfar – conseller de Treball, Afers Socials i Famílies
  • Àngels Chacon i Feixas – consellera d'Empresa i Coneixement 
  • Jordi Puigneró i Ferrer – conseller de Polítiques Digitals i Administració Pública
  • Teresa Jordà i Roura – consellera de Agricultura, Ramaderia, Pesca i Alimentació

El president firmó el decreto de nombramiento que incluía a los cuatro consellers restituidos el pasado sábado 19 de mayo. No obstante, dos días después el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC), todavía bajo el control del gobierno español en virtud del 155, publicaba el decreto de estructura del nuevo ejecutivo, pero no los nombres de los consellers.

Desde el ministerio se argumentó que se estaba estudiando la viabilidad de la publicación de un decreto en que se nombraban consellers dos personas encarceladas y dos que están en el exilio. Y dos días después, el Govern emplazó de nuevo, a través de una carta al ministerio de Presidència, a reclamar la publicación del decreto en un plazo de 24 horas.

Ante la persistencia del Govern en la no publicación del texto, Torra pidió un informe a la comisión jurídica asesora que certificó el jueves pasado la obligación del gobierno español de publicar los nombramientos en el DOGC. Con el dictamen de la comisión jurídica, el president reclamó medidas cautelarísimas al TSJC el viernes. Este lunes, la Sala Contenciosa del Tribunal se sacudió el debate asegurando que no tiene competencias al respeto.

Este martes, el gobierno español ha comunicado por carta que no tiene intención de publicar el decreto. A partir de aquí, todas las vías que le quedaban abiertas al Govern para intentar sacar adelante al ejecutivo eran ya a largo plazo, como la presentación de una querella por prevaricación contra el Mariano Rajoy que, a pesar de todo, aprobará el consell executiu en su primera reunión.

A pesar de todo, desde el entorno de Torra se ha asegurado repetidamente que el president no cambiaría a ninguno de los consellers restituidos si no es que ellos estaban de acuerdo ante la imposibilidad de sacar adelante el Govern mientras el Estado siga manteniendo el control del DOGC.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat