"El PSC encargó la grabación de La Camarga". Así lo ha afirmado en la comisión de investigación sobre la Operación Catalunya la expareja de Jordi Pujol hijo, Victoria Álvarez, y quien fue grabada en julio del 2010 en el restaurante La Camarga de Barcelona con la entonces líder del PP, Alícia Sánchez Camacho.

Según Vicky, tal como es conocida, fue el entonces secretario de organización de los socialistas de Catalunya, José Zaragoza, quien encargó la grabación. Álvarez ha asegurado saber esta información a través de la persona que puso el micrófono en la mesa del restaurante, Elisenda Villena, una investigadora de la agencia Método 3. También ha asegurado que esta grabación estuvo durante "mucho tiempo en el cajón de Rubalcaba", aunque después ha precisado que no lo sabía y que eso eran palabras del propio expresident Jordi Pujol en sede parlamentaria.

De esta manera, la expareja de Jordi Pujol hijo ha asegurado que los socialistas son "tan responsables como el PP" de los hechos que se investigan. En cambio, con respecto a la implicación de la policía en el caso, Álvarez ha asegurado que los cuerpos españoles "trabajan muy bien" como también lo hace así "la justicia". "La policía es la única que no me ha engañado", ha apuntado.

Camacho es una "traidora"

Durante la comparecencia, Álvarez también ha denunciado una "traición" por parte de Sánchez Camacho, a quien ha acusado duramente de ser "gentuza" y de haber traicionado "al PP, a la justicia, a España y a todo el mundo". Según ella, la expresidenta del PP Catalán la engañó al denunciar en los juzgados que había sido grabada sin su consentimiento, cuando se habría demostrado posteriormente que sí que lo sabía.

Álvarez ha asegurado no poder denunciar a Sánchez Camacho, a pesar de desearlo, porque "cuesta mucho dinero" y a duras penas tiene para comer. Sin embargo, ha vaticinado que Sánchez-Camacho "tendrá muchos problemas porque la verdad siempre sale, antes o después".

De esta manera, la expareja de Jordi Pujol Ferrussola ha lamentado también la situación en la que se encuentra después de estallar el caso de La Camarga. Álvarez ha asegurado que está "muerta socialmente", con un domicilio "a punto de ser embargado" y que no puede "casi ni salir de casa". En este sentido, ha reclamado a los políticos que sean ellos los que persigan e investiguen la corrupción, y no lo dejen en manos de ciudadanos que "no son nadie", para evitar situaciones como la suya.

Victòria Álvarez Parlamento - ACN

Acusación contra los Pujol

Álvarez también ha denunciado que está recibiendo amenazas de varios tipos y ha acusado a la familia Pujol y su entorno de estar detrás. Aunque ha querido dejar claro que las amenazas son anónimas y que no puede acusar directamente a nadie, Álvarez ha asegurado que cree que detrás está "el entorno de la familia Pujol". "Yo he denunciado a una familia, no me amenazará el del taller del coche", ha asegurado, lo que ha añadido: "Me están haciendo la vida imposible".

Además, con respecto a los Pujol, Álvarez ha asegurado que eran "intocables" y que nadie se atrevía a denunciar la corrupción que había. Entre los que habrían "tapado" este caso, según la compareciente en la comisión parlamentaria, habría la Oficina Antifrau de Catalunya (OAC). Álvarez ha acusado a la Oficina, entonces dirigida por Daniel de Alfonso, de "trabajar por la antigua Convergència y no por el bien del Estado".

Según ha explicado, ella misma habría aportado documentación sobre la familia Pujol a fin de que fuera trasladada a la justicia, pero De Alfonso habría entregado sólo "tres hojas" que no justificaban aportar la información del caso. Además, ha asegurado que esta documentación llegó antes a CDC que a la fiscalía. Concretamente, ha asegurado que habría llegado a "la mesa de Germà Gordó", y lo ha tachado de "mafia pura".

La "furia" independentista

Además, Álvarez ha acusado al expresident Artur Mas y Convergència Democràtica (CDC) de haberse sumado al independentismo cuando salieron los casos de corrupción y no antes, como se ha dicho". En el momento en que Oriol Pujol fue imputado por el caso de las ITV, "se desencadena la furia independentista".

La compareciente, que ha cargado duramente no sólo contra la corrupción sino también contra el independentismo, ha asegurado que el PDeCAT será "un partido de inhabilitados" porque "se está saltando la ley a la torera". Además, ha acusado a los partidos independentistas de estar elaborando leyes en secreto y no decir a la población si lo que quieren es construir un país como "Corea del Norte".

Álvarez ha acusado a la política catalana de ser la más corrupta y ha asegurado que detrás de estas investigaciones no hay una lucha contra el independentismo, según su opinión, sino contra la malversación de fondos públicos y ha exclamado: "¡Viva la investigación contra la corrupción en Catalunya!". A lo que que ha añadido que "el 90% de los catalanes y de los españoles que vivimos en Catalunya no está encantado, sino lo siguiente, de que "se haya metido mano en Catalunya (con respecto a las investigaciones), porque llevamos 30 años de retraso".

Además, ha asegurado que estas malas prácticas le dan "asco" y que todos los casos, tanto los catalanes como los españoles, le hacen pensar si está en "Venezuela".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat