Es extraño, entre los diarios de Barcelona, que la conversación telefónica de 40 minutos entre el presidente catalán, Pere Aragonès, y su homólogo español, Pedro Sánchez —los dos Pedros— no aparezca más destacada en las portadas de El Periódico y de El Punt Avui. Ambos diarios lo llevan pequeño, en contraste con La VanguardiaAra, que abren con la cosa. El Punt, además, parece que incorpora una especie de excusa en el título al decir que ha sido una llamada "sin sorpresas", como queriendo justificar el tamaño y posición del asunto. Si hubiera sido con sorpresas... Es verdad que se han llamado sólo para quedar, pero también que queda excluido del concepto de sorpresa el hecho de que se interrumpa un silencio de meses y meses entre el President de la Generalitat y el Presidente del Consejo de Ministros español.

Un comentario interesante de las portadas del día es comparar los títulos principales de El País y de El Periódico. Aunque uno y otro se ocupan de dinero, el diario madrileño habla de tu y yo —en teoría hablar de impuestos es eso— y el barcelonés habla de las entidades financieras, de cómo les va, si se encuentran bien de salud y si desean alguna cosa más. Es una diferencia en la mirada. El País explica que el G-7, que reúne a las siete primeras potencias económicas del planeta, está a punto de acordar un impuesto de sociedades —el que recae sobre los beneficios de las empresas— del 15% mínimo. Para que te hagas una idea de la cosa, en 2018 (últimos datos consolidados), las empresas tributaron una media del 9,49% de sus beneficios (en 2017 el 10,7%).Va por barrios. Las grandes compañías tributaron una media del 6,6%, las medianas del 15,04% y las pequeñas del 15,7%. Aunque la realidad es un poc más compleja, te sirve para comparar. Al lado de todo eso, que los bancos digan que están tranquilos no es nada, sobre todo porque los bancos siempre están tranquilos. Aquí también sin sorpresas.

Desconcierta ver cómo El Mundo utiliza el verbo "afinar" para calificar la conversación entre los presidentes. Es el mismo que en la expresión "la fiscalía te lo afina", jijí jajá, qué risa ¿verdad? En fin. Un mal viernes lo tiene cualquiera. También tiene gracia la capacidad de Carles Puigdemont para hacer rabiar a la derecha mediática (y general) gracias a los cambios de guión que propician las aventuras judiciales europeas a las que el presidente exiliado somete a la justicia española, que no logra atraparlo. El jefe de opinión del diario escribe una soflama titulada "El retorno de Puigdemont" donde dice que el hombre perseguido infructuosamente vuelve a ser el maestro de títeres tras la conjura de Sánchez y Aragonès, etcétera. En caso de duda, la culpa es de Puigdemont. También sin sorpresas.

ABC (también La Razón) lleva días en campaña por lo que presenta como una especie de conspiración del Partit dels Socialistes de Catalunya para colocar presidentes, CEOs y directores generales en las empresas públicas. Hoy le toca recibir a Alejandro Colldefors, que tiene una destacable carrera como ejecutivo, además de figurar a las listas del PSC para las europeas del 2014 y del 2019 y ser excomisionado de Asuntos Internacionales de Miquel Iceta cuando era primer secretario del partido. Colldefors releva a Jorge Segrelles, un perfil parecido pero del entorno del PP. Todo en orden. En semanas precedentes han sido señalados Maurici Lucena, presidente y consejero delegado de AENA, y Marc Murtra, presidente no ejecutivo de Indra. Se conoce que estos diarios tienen afán de pintar al PSC de alguna manera menos digna, porque los casos oscuros —estos bien reales— del PP no han merecido, hasta ahora, semejante marcaje al hombre. Quizás les indigna que aquellos cargos no se adjudiquen a partidos y familias que les son más simpáticas. En fin. Que el diario no está contento pero se hace difícil saber por qué. Sin sorpresas.

LV

AHORA

EPC

LR

EP

ME

ABC

LR

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat