El Parlament no tiene la capacidad de escoger al presidente del Senado, pero hoy ha dicho quién no quiere que lo sea. El pleno del Parlament ha tumbado la propuesta del PSC de designar al primer secretario de los socialistas, Miquel Iceta, como senador después de que el PSOE había mostrado la voluntad de nombrarlo presidente de la Cámara alta. El no a Iceta se ha producido en medio de reproches de toda el resto de grupos, tanto independentistas como unionistas. Sólo los Comuns han apoyado a la pretensión del PSC. Finalmente, la propuesta se ha desestimado por 25 votos a favor, 65 en contra y 39 abstenciones.

La votación se ha sustanciado para el sistema electrónico y secreto, lo cual ha permitido el voto a favor, en contra y la abstención. No obstante, por un error las votaciones han aparecido reflejadas al marcador mientras un técnico intentaba inútilmente llegar a tiempo hasta el presidente del Parlament, Roger Torrent, para impedirlo. Esto ha obligado a repetir el voto.

Precisamente. hasta el último momento, el PSC había intentado que se hiciera la votación por papeleta, que sólo permite escribir el nombre del candidato, para evitar los votos en contra y permitir así que prosperara la designación a pesar de no contar con bastantes apoyos. Antes del pleno se ha tenido que convocar una reunión de la Junta de Portavoces y la Mesa para analizar la última propuesta de reconsideración de los socialistas. Pero no han salido adelante.

El último en tomar la palabra, antes de que el pleno se pronunciara, ha sido Iceta que ha querido explicar tres cosas: primero, que el martes se constituirá el Senado con la falta de un representante de la Generalitat y del grupo del PSC; segundo, manifestar "respeto absoluto por todas las personas y todas las ideas" y recordar que la última vez que habló del Senado en el Parlamento fue para ofrecerse a acompañar a Carles Puigdemont a la Cámara alta para evitar el 155; y, en tercer lugar, asegurar que por doloroso que pueda resultar el rechazo que estaba a punto de recibir no le restará "ni una brizna de voluntad" de apoyar el diálogo. Con estas palabras, el primer secretario del PSC respondía a la lluvia de reproches que ha recibido de prácticamente todo el arco parlamentario.

Palos en las ruedas al diálogo

A pesar de las palabras de Iceta, la portavoz del PSC, Eva Granados, había alertado que con esta votación había muchas más cosas en juego. "Vetar a Miquel Iceta es poner palos a las ruedas a una salida política. Qué gana Catalunya impidiendo que Miquel Iceta sea presidente del Senado", se ha preguntado Granados para reclamar acto seguido "valentía y no tacticismo"

La portavoz socialista ha recordado que es un derecho del PSC escoger a su representante en el Senado y ha denunciado que "una vez más las mayorías quieren chafar a las minorías", que se vulnerarán "derechos fundamentales" y que se alterará la composición del Senado español. "Qué motivo hay para vetar a Miquel Iceta. Nunca se había vetado a ningún senador", ha lamentado recordando que el pleno votó senadores como el popular Xavier Garcia Albiol o a la portavoz de Cs, Lorena Roldán, ya con el 155 vigente.

Sólo la líder de los Comunes, Jéssica Albiach, ha avalado la designación. Ha reprochado que este trámite se hacía habitualmente de manera automática y que los independentistas votaron el 4 de mayo, durante el 155, a la portavoz de Cs como senadora y se ha preguntado si no había discrepancia ideológica en aquel caso. "No entiendo ahora mismo esta situación que se está dando aquí", ha reprochado. Albiach ha responsabilizado del bloqueo a los intereses electoralistas y ha pedido coherencia, pero también ha reprochado a Iceta "declaraciones incendiarias" y ha acusado a Pedro Sánchez de equivocarse con las formas y los tiempos.

Dedazo de Sánchez

Desde Ciudadanos, Carlos Carrizosa, ha cargado contra la situación y "el grado de anormalidad" que se vive en Catalunya, pero también contra Iceta y el PSC y le ha emplazado a reflexionar sobre el "apoyo" de los socialistas al independentismo. "Sr Iceta con todo el respeto e incluso estima personal, no podemos votar ni siquiera simbólicamente que , porque Ustedes dependían de sus socios y les han dejado tirados. Ya escogieron socios, ya dinamitaron puentes con el constitucionalismo", ha reprochado. Carrizosa ha denunciado que la designación es fruto del dedazo de Pedro Sánchez y que no se puede dar uno simbólico cuando los derechos de los catalanes se ven constantemente vulnerados en todo el territorio de Catalunya.

El portavoz de JxCat, Albert Batet, ha puntualizado que nadie pone en duda que al PSC le corresponde un senador pero tampoco que le corresponde al Parlament decidir. "Sr Iceta usted está demasiado acostumbrado que Madrid manda y Catalunya obedece. Pues no", ha asegurado. El portavoz del grupo independentista ha reprochado que hay una retórica del diálogo que es falsa y se ha preguntado donde estaba este diálogo cuándo el Rey pronunció un discurso infame o cuándo el presidente Puigdemont dejó en suspenso la declaración de independencia. "Nunca han tenido voluntad de diálogo con las fuerzas independentistas", ha sentenciado. Después de puntualizar que "la más antigua de las cortesías parlamentarias es que en el Parlament tendría que haber 155 diputados", ha reprochado "mofa al dolor de los presos o al exilio" o actitudes ofensivas como no girarse y mirar a la cara a los familiares de los presos cuando asistieron al pleno. "Usted no nos puede pedir cortesía parlamentaria", ha concluido.

También el republicano Sergi Sabrià ha denunciado que "han intentado someter el Parlament otra vez, que se subordinara a una estrategia electoral y a un reparto de sillas". "Nuestro no es rotundo y nítido", ha anunciado apenas tomar la palabra. Sabrià ha reprochado que se intentara condicionar el Parlament a "golpe de titular", ha rechazado que se hable de cortesía habiendo diputados en la prisión que eran compañeros de escaño, pero al mismo tiempo ha asegurado que ERC seguirá defendiendo el diálogo. "De todos estos meses de oscuridad hemos aprendido muchas cosas. Una, que sólo avanzaremos con diálogo sincero. Eso no funcionará con chantajes ni Mr Marshall viniendo a Barcelona a cambiar el nombre del aeropuerto, ni con un presidente del Senado catalán," ha advertido.

Desde la CUP, Vidal Aragonès, ha insistido en que su grupo apuesta por no enviar representantes al Senado, pero además ha reprochado a Iceta que estuvieron a favor de la aplicación del 155 y que, si hace falta, volverán a estar al lado.

El primero a intervenir ha sido el portavoz del PP, Alejandro Fernández, que también ha reprochado al líder socialista su apuesta por el diálogo con la cual, ha dicho, ha roto la unidad del constitucionalismo. "Y ahora qué, señor Iceta, qué les dirá a los centenares de miles de catalanes que les hizo creer que los constitucionalistas éramos el demonio. ¿De verdad había que romper la unidad constitucionalista para esto?", le ha interrogado.

En poco más de media hora, el pleno se ha ventilado la votación, el senador del Parlament ha quedado sin designar y Miquel Iceta ha visto cómo volaba su oportunidad de ocupar la presidencia de una de las principales instituciones del Estado.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat