Acabadas las fiestas de Navidad y los plazos para resolver, el Tribunal Supremo empieza el año 2020 como acabó el 2019: con el procés y Catalunya sobre la mesa.

El Tribunal Supremo tiene que resolver sobre el futuro de Oriol Junqueras después de que el TJUE haya reconocido la inmunidad del líder de ERC como eurodiputado, y sobre si cesa o no al president Quim Torra y le retira la condición de diputado en el Parlament de Catalunya, tal y como pide la Junta Electoral Central.

Este jueves hay doble sesión en el Supremo, en paralelo: de la sala penal y la contencioso. La primera tiene que decidir el futuro de Junqueras y si aplica la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE (TJUE). Es decir, si com reconeix el tribunal de Luxemburg, Junqueras tiene inmunidad y, por lo tanto, tiene que salir de la prisión para ir a la Eurocámara o bien obedece al escrito de la Fiscalía que pide que se le retire la inmunidad.

La sala del contencioso debe resolver si suspende cautelarmente las resoluciones de la JEC sobre el president Torra y lo mantiene como presidente hasta que se resuelva el recurso a la sentencia que lo inhabilita para el cargo, o bien solo pierde la condición de diputado, como pide el organismo administrativo electoral .

El futuro de Junqueras

La sala segunda presidida por Manuel Marchena y que condenó a Junqueras a 13 años de prisión por sedición tiene sobre la mesa escritos antagónicos después de haber recibido la opinión de todas las partes. Mientras que la defensa del líder de ERC reclama la nulidad de su condena y su puesta en libertad, la Fiscalía destaca que la sentencia es firme y sostiene que procede la "inmediata ejecución" de la pena de inhabilitación que el Supremo dejó en suspenso a la espera de la resolución del TJUE.

La Abogacía del Estado también rechaza de pleno la anulación de la sentencia, pero apuesta porque se permita a Junqueras cumplir todos los trámites para obtener su acta de diputado europeo y ejercer sus funciones mientras no se levante su inmunidad, cosa que se tiene que solicitar a la Eurocámara "lo antes posible".

El futuro de Torra

Los magistrados de lo contencioso, por su parte, no tendrán que entrar en el fondo de los asuntos.

Su misión es decidir si aceptan las medidas cautelarísimas pedidas por las defensas de Junqueras y del president de la Generalitat, Quim Torra, y dejan en suspenso las resoluciones de la JEC mientras estudian su legalidad, después de los recursos presentados por los afectados.

Tanto a Junqueras como a Torra, la JEC les aplicó el principio de "inelegibilidad sobrevenida", es decir, como han sido condenados, no pueden ser diputados. En el caso de Junqueras, según la resolución del árbitro electoral, eso implica su cese como diputado electo del Parlamento Europeo, condición que, de acuerdo con la sentencia del TJUE, había adquirido el 13 de junio del 2019, al ser proclamado eurodiputado electo

En el caso de Torra, condenado por desobediencia por el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya por no retirar los lazos amarillos de edificios públicos en campaña electoral, la JEC instó a retirarle su credencial como diputado autonómico, dejando en manos del Parlament la decisión sobre si tiene que abandonar también la presidencia de la Generalitat.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat