"A raíz de un momento que consideramos clave, que es la instrucción número 8 del fiscal jefe de Catalunya del 8 de septiembre donde se deja claro que hay un mandato para todos los cuerpos para prevenir o evitar el referéndum". Así "se pasa del plan teórico al plan real", según ha explicado en el Tribunal Supremo el que fue secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto.

Javier Zaragoza ha hecho un interrogatorio inducido. El fiscal centraba y quien fue director de la seguridad del Estado, remataba. Con un Manuel Marchena ausente en buena parte del interrogatorio de la fiscalía, José Antonio Nieto ha culpado a los Mossos, Quim Forn, Carles Puigdemont y los CDR, y ha hablado de la violencia en forma de tumulto. Nieto ha afirmado que la actuación de la policía española fue "correcta" el 1-O y se ha mostrado inflexible, como lo fue, de hecho, el dispositivo policial el día del referéndum. Nieto ha llegado a decir que hubo violencia el 1-O por parte de la ciudadanía y que no hubo resistencia pacífica en ningún momento.

 

La fuerza del brazo armado del Estado se ha vuelto a dejar ver hoy en el juicio en el procés durante las preguntas de la fiscalía directamente centradas en demostrar la violencia para defender el delito de rebelión.

"Había una organización premeditada que tenía el objetivo de dejar votar", ha subrayado Nieto a preguntas de la fiscalía.

"También ha afirmado que hubo llamamientos para que la gente fuera a los colegios a impedir la acción policial. Hubo personas que no actuaron de buena fe y con actitud de frontalidad. No hubo cargas policiales", ha afirmado Nieto, aunque ha admitido que hubo uso de la fuerza.

No hubo cargas policiales pero sí que utilizamos la fuerza

"Se dio el peor escenario. Los Mossos no actuaban, tenían que actuar solos y había un nivel de resistencia mayor", ha dicho Nieto, que ha llegado a negar la resistencia pacífica diciendo que hubo violencia.

Con frialdad extrema y mano de hierro, José Antonio Nieto ha relatado con detalles la actuación policial, minimizando los heridos entre la ciudadanía y enfatizando las lesiones de los agentes.

Nieto ha dicho también que el 3 de octubre también hubo violencia y los Mossos no hicieron nada para evitar que el país se colapsara.

Armas de guerra

Vox no ha desperdiciado la oportunidad para preguntar sobre las armas de guerra que ya sacó en el juicio al exministro del Interior jueves pasado. "Se pedía una cantidad elevada de armas y munición", ha afirmado Nieto.

"Algunas armas no eran las habituales en un cuerpo policial. Ante la duda, dieron continuidad a la petición expresa a la Guardia Civil y al Ministerio de Defensa y finalmente se pidió y se hizo una modificación. Se redujo el número de material, se eliminó las que tenían calificación de armas de guerra", ha explicado.

Las armas, sin embargo, se compraron, durante la vigencia del 155, autorizadas por el mismo Juan Ignacio Zoido y estaban destinadas al GEI y a la BRIMO dentro del plan antiterrorista a raíz de la alerta 4 que había y que todavía hay.

Ley o convivencia

José Antono Nieto ha expuesto que ante la orden judicial la policía decidió cumplir la ley y no dejar hacer el referéndum. Sobre el hecho de que la jueza del TSJC Mercedes Armas pidiera que se garantizara la convivencia y la actuación fuera proporcionada, ha afirmado que quien fue secretario de Estado, y por lo tanto quien tomaba las decisiones, era él y solo quería "cumplir y hacer cumplir la ley".

Y ha destacado que eso "nos daba la sensación que no se quería cumplir desde la Generalitat de Catalunya".

 

La actuación en el 1-O

A preguntas del fiscal, Nieto ha manifestado que la Generalitat pedían que no se actuara y él ha relatado que en Catalunya se vivía una realidad paralela, dando forma al relato de la violencia: "Se había creado un clima de legalidad paralela, casi una realidad paralela, había una alteración tal de esta realidad que podía haber muchas personas que formaran parte de una estrategia que en lo mediático funcionara".

 

"Como siempre, en las operaciones que desarrolla un cuerpo de policía, el equilibrio es necesario. Se trataba de cumplir el objetivo que teníamos marcado y se hizo con una proporción de fuerzas", ha afirmado justificando la violencia policial del 1-O: "Si cayéramos en esta trampa podríamos ver cómo se cometen delitos simplemente si estamos rodeados de personas. Tenemos que evitar el delito".

En cualquier actuación policial hay un equilibrio, en el caso del referéndum se cumplió el objetivo con una proporción de fuerza adecuada

Nieto ha acusado a los Mossos de avisar a la población de los horarios en que la policía iría a los colegios.

A preguntas del fiscal sobre si los Mossos cerraron colegios y requisaron materiales, ha afirmado: "No me consta y he hecho un esfuerzo para que me conste. Dudo de que se produjera".

 

 

Nieto ha confirmado que se desplazaron a Catalunya unos 6.000 efectivos a propuesta suya. "Se entiende que es el número de efectivos según nuestra capacidad logística. Propongo la dotación que requería una dotación presupuestaria que aprobó el Ministerio del Interior. Conté con el apoyo del ministro del interior y otros ministerios", ha detallado.

El 22 de septiembre se envía carta a la Conselleria de Interior explicando el dispositivo que el mismo conseller, Joaquim Forn, afirma que no es necesario porque con los Mossos "era suficiente para atender la petición judicial".

Nieto ha explicado la respuesta de Forn y ha enfatizado que la realidad se veía de maneras diferentes, y los riesgos que podía haber el 20 de septiembre: "Forn respondió de que no había habido ningún tipo de concentración tumultuosa y que todo lo contrario, había sido pacífica, familiar y ordenada. Algo que tras ver la concentración del día 20 en que se habían atacado vehículos policiales y que no había podido salir la comitiva judicial, nos preocupó seriamente".

El 20-S y la violencia

"Pude comprobar cómo la situación se agravaba", ha afirmado Nieto cuando la fiscalía le ha preguntado sobre los hechos del 20 de septiembre ante la Conselleria de Economia.

Y ha dicho que la violencia podía derivar de la concentración que había en la Rambla de Catalunya: "A consecuencia de aquel tumulto que estaba concentrado allí los guardias civiles podían verse afectados".

"Pude comprobar los daños en directo, y tuve constancia de los daños serios. Los vehículos no se pudieron reutilizar", ha afirmado Nieto sobre los coches, que son los únicos incidentes que constan.

Pero el secretario de Estado de Seguridad ha insistido en los disturbios: "Había un número importante de incidentes cada vez que había una actuación de la Guardia Civil". Incidentes que ha concretado que eran concentraciones: "Cada vez que había una actuación de la Guardia Civil, inmediatamente se realizaba una concentración en las inmediaciones que dificultaba el trabajo de los policías o que ponía en riesgo su seguridad. No era espontánea, había una organización. Se activaban por parte de diferentes grupos y se producía un efecto llamamiento".

En total complicidad con el fiscal, ha lanzado: "El 20-S todos vimos la violencia". Pero no ha detallado los incidentes más allá de una concentración masiva y los daños a los coches.

Los CDR

José Antonio Nieto ha señalado como organizadores a los CDR: "Los CDR tenían una estructura sólida. Realizaron una tarea de coordinación bastante importante que dio como resultado esta capacidad de organización". "Los CDR tenían una misión inicialmente", ha remarcado.

 

Los Mossos

"La figura del coordinador fue mal recibida. Trapero manifestó verbalmente que no estaba de acuerdo", ha dicho José Antonio Nieto sobre el nombramiento del coordinador por parte del Estado para montar el dispositivo del 1-O.

"No tengo constancia de que los Mossos mostraran el más mínimo interés, ya no digo en coordinarse y en cumplir el mandato judicial. La actitud de la dirección fue muy reacia a formar parte de la coordinación y a ejercerla".

"Trapero afirmó que no estaba de acuerdo con la designación de Pérez de los Cobos como coordinador de los cuerpos policiales", ha remarcado, señalando nuevamente al Major de los Mossos, que está procesado por la Audiencia Nacional y pendiente de juicio.

"La alineación [de Trapero] era total" con el Govern de la Generalitat, ha explicado Nieto, que ha afirmado que se creía que desde la jefatura de los Mossos se reaccionaría porque "la policía nunca se puede poner de espalda o de perfil ante una orden judicial. Pero desgraciadamente no fue así".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat