Otro escándalo de corrupción salpica la figura del rey emérito Juan Carlos, I pero también a su hijo Felipe VI. El principal accionista de la empresa española de construcción OHL, Juan Miguel Villar Mir, fue nombrado marqués el año 2011 por real decreto del entonces Rey. Un nombramiento que se realizó justo después de que la Fundación Zagatka, de la que era beneficiario Juan Carlos pero también Felipe VI, recibiera un cobro de 4,2 millones de euros de una empresa mexicana de OHL.

El Rey lo premió con cinco condecoraciones

Repasando la hemeroteca del servicio de la Casa Real, se especifica que le otorgaron el título por "su destacada y larga trayectoria al servicio de España y la Corona", tal como recoge el BOE del 4 de febrero del 2011. Bajo la bandera del patriotismo se habría escondido unos pagos corruptos, también ligados a los negocios de la construcción del AVE a la Meca. Esta no fue la única condecoración que Juan Carlos dio a Villar Mir. Anteriormente también fue distinguido con las Grandes Cruces del Mérito Civil, el Mérito Militar y de la Real y Muy Distinguida Orden de Carlos III. Un año antes recibió la de Caballero de la Legión de Honor, la condecoración de mayor rango que se concibe por fortalecer los vínculos con Francia.

Fundacio Coteca Villar Mir Joan Carles @CasaReal

Encuentro con miembros de la Fundación Cotec, a la izquierda Villar Mir

¿Cómo se realizó el pago?

En la Fundación Zagatka figuraba como titular el primo de Juan Carlos, Álvaro de Orleans-Borbón, y recibió 4,2 millones de euros tal como él mismo reconoció delante la fiscalía de Ginebra el 10 de octubre del 2018, una información que destapó OKDiario. Este dinero venía procedente de Huarte, una filial mexicana de Villar Mir que configura las iniciales que dan nombre a su empresa, OHL: Obrascón, Huarte y Lain. Por eso la constructora había negado las informaciones iniciales. Y el mismo primo de Juan Carlos aseguraba que desconocía la procedencia del ingreso emitida a través de un cheque. Posteriormente lo justificó por sus trabajos, teóricamente realizados, en un macroproyecto turístico en la Riviera Maya denominado Mayakoba.

Después y, según la fiscalía suiza, este dinero se ingresó en Crédit Suisse el 25 de mayo del 2009 alimentando la fundación Zagatka con la que se pagaron todos los gastos del primo cada vez que viajaba para "controlar las cuentas". Esta fundación también había sido creada para cobrar comisiones de la venta del Banco Zaragozano a Barclays Bank el año 2003. Y es en esta fundación donde uno de los beneficiarios también era el actual rey Felipe VI, que anunció el pasado mes de marzo la renuncia a sus derechos. Una renuncia que se suma a la de los beneficios derivados de la Fundación Lucum, ya que estaba en ambos patronatos.

La Fundación Zagatka

Según destapó The Telegraph, Juan Carlos I sería beneficiario de los fondos de la Fundación Zagatka en caso de que el segundo beneficiario muriera antes que el primero (su primo), o en el caso de muerte simultánea del primero y el segundo, el hijo de Álvaro de Orleans. Este, también se habría embolsado 50 millones de francos suizos para hacer de intermediario y ya se le acusó hace dos años de actuar como testaferro del emérito para esconder la fortuna del rey. A través de las filtraciones de conversaciones grabadas con la examante de Juan Carlos, Corinna Larssen, se descubrió que era "el hombre de paja". Esta fundación se creó en Liechtenstein el 1 de octubre del 2003.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat