La canciller alemana, Angela Merkel, ha dado toda una lección de compromiso democrático hoy asistiendo en Portsmouth (Inglaterra) al 75 aniversario del desembarque de Normandía, que propició la derrota del nazismo, el régimen legal alemán en aquellos momentos.

Aunque Alemania no participó por razones obvias en el Día D, Merkel no ha tenido ningún problema en tomar parte en los actos representando a su país, al lado de la reina de Amglaterra; el presidente de los EE.UU., Donald Trump; y el presidente de Francia, Emmanuel Macron, así como excombatientes aliados.

También han estado presentes los mandatarios de Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Bélgica, la República Checa, Grecia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Polonia y Dinamarca. No estaban en cambio ni el rey Felipe VI ni el presidente español, Pedro Sánchez.

"El hecho de que yo, como canciller alemana, pueda estar hoy aquí y que estemos juntos por|para la paz y la libertad es un regalo de la Historia que tiene que ser protegido y animado", ha indicado Merkel. "Fue una operación, el día D, que finalmente nos condujo a la liberación de Alemania del nacionalsocialismo", ha añadido.

El gobierno alemán ha hecho gran profusión de las imágenes, y se ha hecho suya la conmemoración del Día D.

Merkel ha mostrado lo que es una ruptura con una dictadura.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat