Garantizar una reacción “valiente y decidida frente las agresiones y la embestida brutal del terrorismo”. Ni las posibles nuevas elecciones en Catalunya, ni la falta de presidente en España. Proteger al país de la amenaza que supone el Estado Islámico, el ISIS, ha sido la principal misión que el rey Felipe VI ha lanzado al Ejército, durante la celebración de la Pascua Militar, que ha tenido lugar en el Palacio Real de Madrid.

El rey ha asegurado que a la brutalidad de aquellos que “atacan nuestros derechos y libertades” hay que aplicar una “reacción de unidad y firmeza en la defensa de nuestro modelo de convivencia”. Felipe VI considera que “no hay lugar para el desalentamiento”, ya que el objetivo del Estado de Derecho es velar por la seguridad de su población.

Por eso, en su primer discurso del año, ha mostrado especial sensibilidad hacia la muerte en “ciudades, calles, plazas del mundo, que ha golpeado de forma ruin y cobarde” la vida de muchos ciudadanos. 

Morenés, indirecta a Catalunya

El ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, considera al yihadismo como la principal amenaza para la seguridad de España. Al mismo tiempo, ha elogiado el pacto antiterrorista que hace unas semanas suscribieron las principales fuerzas políticas españolas, a excepción de Podemos.

Algunos podrían haber encontrado alguna referencia a Catalunya en su discurso. “España ha sido mayor cuanto más ha puesto la mirada fuera de sus fronteras, que cuando se ha ensimismado en sus problemas”. Asimismo, ha recordado el papel de las Fuerzas armadas y la Guardia Civil como herramienta “leal y eficaz” para garantizar “la paz, la convivencia, las libertades y los derechos entre, y de, todos los españoles”.

Previo al acto

El rey ha llegado acompañado de la reina Letizia, en un acto donde han asistido 150 invitados, militares y guardias civiles. Es la primera vez en la historia democrática del Estado que la festividad tiene lugar con un gobierno provisional.

Los monarcas han sido recibidos por el presidente en funciones del gobierno español, Mariano Rajoy, así como el ministro de Defensa en funciones, Pedro Morenés, el del Interior, Jorge Fernández Díaz, el jefe del Estado Mayor de la Defensa, el almirante Fernando García Sánchez, y el jefe del Cuarto Militar de la Casa del Rey, el vicealmirante Juan Ruiz Casas.

Es la segunda vez que el rey Felipe preside el acto, que por voluntad propia devolvió a su formato tradicional el año anterior. En el Salón del Trono se ha condecorado a una veintena de militares, como ya se hizo el año pasado, con la novedad de que el capitán general ha recibido una bengala por parte del jefe del Estado Mayor de la defensa.

La Pascua Militar es una celebración castrense arraigada en el estamento militar, que instauró Carlos III, en 1782, después de la recuperación de Menorca a los ingleses.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat