España enredó a Marruecos a la hora de dar explicaciones sobre la polémica entrada y estancia del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, al país. Al menos así queda demostrado en el escrito que el Ejército del Aire español ha remitido a la justicia reconociendo que nunca se pidió el pasaporte al líder saharaui porque así se ordenó desde el Ministerio de Asuntos Exteriores.

En el documento, el cual ha avanzado la Cadena Ser, el general de Movilidad Aérea, José Luis Ortiz-Cañavate, ha asegurado que "entre las órdenes que se dieron se encontraba el no realizar los trámites de aduana e inmigración y fueron transmitidas al Estado Mayor del Ejército del Aire por parte del Gabinete de la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación".

"Se recibieron órdenes por vía telefónica de la sección de Relaciones Internacionales del Estado Mayor del Ejército del Aire del cual el personal que viajaba al avión no pasará control de pasaportes ni aduana, por lo cual se desconoce la identidad de las personas que iban a bordo", continua el escrito que añade que "se recibió información telefónica que en el avión viajaba un paciente con pasaporte argelino que venía en una camilla medicalizada y que iba acompañado de una persona". "Se desconocen las identidades ya que no se solicitaron sus pasaportes", asegura el General en Jefe de Movilidad Aérea de la base aérea militar de Zaragoza.

Como la Moncloa enredó Rabat

Esto choca claramente con lo que dijeron fuentes del Ministerio de Arancha González Laya cuando Marruecos más presionaba al Gobierno sobre la entrada secreta de Gali en el Estado. Concretamente, estas fuentes aseguraron que Gali había entrado con el pasaporte con el cual viaja habitualmente y que sus documentos cumplían los "requisitos necesarios".

No hubo por lo tanto un "pasaporte falso", aunque el líder del Polisario sí que pactó con el hospital un cambio de identidad por razones de privacidad, explicaron fuentes españolas en su momento. Todo cuando el uso de pasaporte falso para entrar en España fue uno de los aspectos que más criticó Marruecos, además del hecho de que el Gobierno no lo informó previamente de su decisión, a pesar de la teórica buena relación entre los dos países.

El oficio del Ejército del Aire forma parte del requerimiento de información que el Juzgado de Instrucción número 7 de Zaragoza ha pedido para aclarar quien autorizó la entrada del líder del Frente Polisario en el Estado. Todo por la denuncia que se presentó por falsedad documental, prevaricación y encubrimiento que la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos (ASADEDH), organización que varias fuentes saharauis han denunciado a este diario que está dirigida por el mismo Marruecos.

 

Imagen principal: el líder saharaui, Brahim Gali / Foto: Europa Press

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat