¿Qué pacto para gobernar Barcelona quieren sus ciudadanos? ¿Tiene que ser Ernest Maragall o Ada Colau quien ocupe la alcaldía? ¿Qué piensan los electores que el pasado 26 de mayo votaron a Barcelona en Comú que tendría que hacer Ada Colau con los votos que le ofrece Manuel Valls para conservar la alcaldía? ¿Están de acuerdo los votantes de Ciudadanos que sus votos sirvan para hacer alcaldesa a Ada Colau? ¿Están los barceloneses satisfechos con su voto diez días después de los comicios más ajustados de la historia en la capital catalana o lo cambiarían ahora?

Todas estas preguntas tienen respuesta en la encuesta que la empresa Feedback ha realizado para El Nacional y que el diario publicará a partir de las 21 horas de esta noche. La casa demoscópica que dirige el profesor Jordi Sauret, con la que trabaja El Nacional desde su fundación como diario en 2016, tuvo un 100% de acierto en las elecciones del pasado 26 de mayo tanto a lo que respecta al reparto del consistorio barcelonés como en los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo celebradas en Catalunya. Su acreditada experiencia en múltiples contiendas electorales le sitúa como una de las empresas más rigurosas del país. La encuesta se ha realizado entre una población mayor de 18 años empadronada en Barcelona y con derecho a voto. La muestra es de 800 encuestas y el trabajo de campo se ha realizado los días 31 de mayo y 3 y 4 de junio, con lo que recoge prácticamente todos los movimientos que han venido realizando tanto Ernest Maragall como Ada Colau.

Los ajustados resultados en la ciudad de Barcelona donde el ganador de las elecciones, Ernest Maragall, ha obtenido 160.990 votos y Ada Colau 156.157 sufragios han propiciado una situación política muy especial e inusual en la capital catalana. La última vez que se produjo un resultado apretado fue en 2015 y la diferencia era de unos 15.000 votos. En aquella ocasión, Xavier Trias después de quedar segundo, se apartó para que Colau pudiera gobernar como triunfadora de los comicios.

El ganador de las elecciones del 26-M reclama el sillón de la alcaldía y ofrece a cambio un pacto 50-50 a Barcelona en Comú. La alcaldesa propone un pacto imposible con ERC en el que también estén los socialistas de Jaume Collboni. El PSC lo rechaza categóricamente pero los comunes siguen apostando por esta opción de gobierno de la ciudad. En todo ello ha terciado el candidato de Ciudadanos y ex primer ministro francés Manuel Valls que ha declarado públicamente que "ofrece gratis sus votos a Colau" para que no haya "un alcalde independentista". Colau no dice ni que sí ni que no, pero se deja querer por una formación tan alejada ideológicamente como Ciudadanos y que mantiene una actitud política de enorme dureza, no solo hacia el independentismo y el soberanismo sino hacia la lengua y la cultura catalana.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat