Las declaraciones del vicesecretario de organización del PP, Pablo Casado, mezclando la actuación del Gobierno y la del poder judicial con motivo del retorno del secretario general de Sortu Arnaldo Otegi a la vida política han encendido la red. Pero no es la primera vez que pasa. Desde que el PP está en el gobierno, sus cargos han protagonizado todo tipo de polémicas en torno al mismo tema. Aquí tenéis seis de ellas.

1. Pablo Casado

En una rueda de prensa este martes en la sede de su partido, Casado ha sostenido que, "mientras gobierne el PP, Otegi no será candidato a nada". "Haya cumplido su pena o no", ha dicho el popular, "es un terrorista". Eso ha provocado la reacción del mismo Otegi, que ha respondido a un tuit del PP en el que ha recogido el vídeo con la declaración de Casado que "un Estado decente es uno donde exista la separación de poderes". También el miembro de la CUP David Fernàndez ha ironizado en Twitter sobre las declaraciones de Casado con la etiqueta #EspañaEnSerio, recordando al PP que en todo caso es la Justicia quién tiene que decidir si Otegi es un terrorista y si puede o no encabezar una candidatura política.

 

2. Catalá y la caja B del PP

Hace poco más de un año, durante una entrevista en el programa Espejo Público, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, hizo unas polémicas declaraciones tratando al PP de "perjudicado" por la trama Gürtel, y asegurando que "no está acreditada una caja B". Estas declaraciones sobre el PP fueron tuiteadas por la cuenta de Twitter oficial del ministerio de Justicia durante la entrevista, que más tarde borró los tuits por el revuelo que provocaron en la red.

3. Catalá y las imputaciones por el 9N

Pero estas no son las únicas declaraciones del ministro que han generado controversia con respecto a la separación de poderes. Catalá también llegó a decir dos días después de las elecciones catalanas del 27S que el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya esperó que pasasen los comicios para citar como imputados a Artur Mas, Joana Ortega e Irene Rigau por la organización del proceso participativo del 9N. "Ha tenido la consideración de no contaminar el proceso electoral", dijo el ministro. Si el alto tribunal catalán los hubiera citado antes, el resultado electoral podría haber generado una reacción contra el Gobierno.

4. Fernández Díaz y la doctrina Parot

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, también ha dicho alguna expresión que ha causado indignación. Un ejemplo fue cuando, en marzo de 2013, ante la amenaza del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de tumbar la doctrina Parot, aseguró que el Gobierno haría "ingeniería jurídica" para eludir la decisión de Estrasburgo.

5. Sánchez Camacho y la fiscalía por el 9N

Pero una de las polémicas más sonadas con respecto al PP y la separación de poderes la ha protagonizado Alícia Sánchez-Camacho. La presidenta del PP catalán llegó a decir a la abogada del sindicato ultraderechista Manos Limpias que estaba "asesorando" a la Fiscalía para intervenir contra el 9N. Lo recogió el programa "La otra red" de Cuatro en un vídeo que más tarde borró, y que recuperó el digital Diari Catalunya Lliure en su cuenta de Youtube:

Pero este tipo de afirmaciones Sánchez-Camacho no sólo las ha hecho en privado: ha llegado a hacer a una entrevista en la televisión. En noviembre de 2014 se avanzó a la fiscalía anunciando en Telecinco que se presentaría una querella contra Artur Mas por la organización del 9N. 

6. Camacho y su "fiscal de confianza"

Ya un año antes, la popular provocó un escándalo por sus grabaciones en el restaurante La Camarga, donde afirmaba que tenía "un fiscal de confianza" en lo que concierne al caso Palau de la Música.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat