La consellera de Presidencia y portavoz del Govern, Meritxell Budó, cree que "como mínimo sería un gesto" que la primera llamada del presidente en funciones y candidato, Pedro Sánchez, en el marco de la ronda de contactos con los presidentes autonómicos para la investidura fuera al presidente Quim Torra. Así lo ha valorado en declaraciones en la prensa en los pasillos del Parlament, después de que fuentes del entorno de Torra consideraran insuficiente esta llamada y aseguraran que es un "gesto vacío".

En este contexto, Budó también ha defendido que el conflicto catalán no se soluciona "ni mucho menos" con una llamada en una ronda de contactos, por lo que ha pedido "bilateralidad" y "respeto institucional", canalizado a través de una mesa de diálogo encabezada por los dos presidentes, Torra y Sánchez. Además, ha exigido que reconozca el conflicto y que se ponga sobre la mesa una propuesta de autodeterminación.

Sin embargo, se ha mostrado convencida de que el presidente catalán atenderá la llamada de su homólogo español, ya que ha asegurado que "siempre" las responde todas.

El presidente Sánchez anunció este miércoles al noches, justo después de aceptar el encargo del rey Felipe VI de formar gobierno, una ronda de contactos con los presidentes autonómicos, incluido Torra, a quien no le había cogido el teléfono durante los disturbios post-sentencia. La llamada de Sánchez en Torra fue una exigencia de ERC durante las negociaciones.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat