La destitución de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, marca el final de una etapa política en Sudamérica. El chavismo en Venezuela, el petismo en Brasil y el kirchnerismo en Argentina han sido los protagonistas de la etapa progresista que se inició hace dos décadas en el continente. Visto ahora con perspectiva, las victorias de Hugo Chávez en 1998, de Luiz Lula da Silva y Néstor Kirchner en el 2003 marcaron un antes y un después respecto del neoliberalismo sudamericano de finales de siglo XX. Después de la llegada al poder de estos tres líderes, se añadieron Evo Morales (Bolivia, 2005); Michelle Bachelet (Chile, 2006) y Rafael Correa (Ecuador, 2007). Pero ese espíritu de cambio a la izquierda hoy parece encontrarse en sus últimas: de hecho, el mapa político de la América Latina ha cambiado sustancialmente y el impeachment de Rousseff sólo ha hecho que confirmarlo.

Argentina

El cambio arranca en noviembre del 2015 con la victoria de Mauricio Macri en Argentina que supuso el final de doce años de poder kirchnerista. El candidato de la coalición política Cambiemos se alzó como el vencedor de las presidenciales contra el oficialista Daniel Scioli con un 51,4% de los votos. "Es un cambio de época que nos tiene que llevar hacia el futuro", afirmó Macri justo después de que se conociera la victoria. Entre sus principales compromisos, aseguró que reduciría la pobreza y que perseguiría el narcotráfico para derrotarlo, retos que su predecesora no fue capaz de alcanzar.

Venezuela

En paralelo, Nicolás Maduro, el sucesor de Hugo Chávez (que murió en el 2013), ha tenido que hacer frente a dos crisis muy importantes este 2016. En primer lugar, la difícil situación económica del país que ha llevado a Venezuela. Y, por otra parte, el crecimiento de la oposición que asumió el control de la Asamblea nacional después de 17 años de mayorías chavistas. Después de las elecciones legislativas de enero, el parlamento cuenta con 109 diputados opositores frente a los 54 oficialistas. El chavismo, al que no gustaron los resultados de las elecciones, impugnó la elección de varios diputados de la oposición. Finalmente, el Tribunal Supremo de Justicia decidió suspender la proclamación de cuatro diputados, tres opositores y un oficialista, hecho que impidió que la oposición sumara dos tercios del Parlamento.

Bolivia

Justo después de este episodio, el presidente boliviano, Evo Morales, perdió el referéndum que convocó para perpetuarse en el poder más años de lo que establece la Constitución del país. La derrota del actual presidente de Bolivia fue por un margen muy estrecho, de 2,6 puntos de diferencia, pero marcó un hecho inédito: desde 2005 Morales nunca había perdido unas elecciones o una consulta. Es más, había arrasado tanto en el referéndum para revocarlo el año 2008 como en de la reforma constitucional de 2009. 

Perú

El próximo junio, en la segunda vuelta de las elecciones generales del Perú, Keiko Fujimori podría ganar las elecciones y sustituir a Ollanta Humala. Este hecho sería considerado inédito porque Keiko es hija del expresidente de Perú, Alberto Fujimori, que está en la prisión por varios delitos durante su mandato, entre ellos por haber violado los derechos humanos.

Chile

Era una de las líderes más respetadas de Sudamérica pero varios escándalos la han convertido en la presidenta menos valorada de la historia de Chile. Se trata de Michelle Bachelet, impulsora de las políticas de igualdad en Chile. Paradójicamente, se ha vinculado con la empresa de su hijo, que está siendo investigada por tráfico de influencias en una adquisición inmobiliaria. No es la única empresa investigada. De hecho, hay otras pero todas acusadas de financiación ilegal de campañas políticas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat