Nunca antes unas elecciones en Holanda habían interesado tanto al conjunto de la Unión Europea. El resultado que salga de las urnas este miércoles, sin embargo, marcará el camino de lo que puede acabar pasando este año en Francia o Alemania. Es la primera prueba de fuego para la Unión Europea de este 2017, un año complicado por los comicios en estas dos potencias de la UE, que hay que sumar a la negociación del Brexit y a la crisis del proyecto europeo, que tiene que decidir ahora hacia dónde va.

Las encuestas dan ahora un resultado mucha ajustado entre el Partido de la Libertad, liderado por el populista y xenófobo Geert Wilders, y el actual primer ministro, Mark Rutte. Ninguno de ellos, sin embargo, conseguiría a estas alturas más de 25 diputados, lo que puede convertir en una auténtica odisea la formación del nuevo gobierno. La mayoría de los partidos que se presenta a las elecciones rechazan al líder ultraderechista y se niegan a formar una coalición con él. Wilders, sin embargo, avisa de que si gana "no pueden dar el hombro a 2,5 millones de votantes", que son los que se prevén que tendrá, y que si le niegan la entrada en el gobierno liderará "una revolución en los calle" porque lo considera "antidemocrático".

El efecto dominó

El hecho de que el xenófobo y ultraderechista Geert Wilders encabece las encuestas hace tambalear la Unión Europea. No sólo por el hecho de que demuestre el aumento creciente de la extrema derecha en Europa y que eso pase en uno de los países fundadores la UE, que también, sino porque puede provocar un efecto dominó en otros países. Sobre todo, preocupa el caso de Francia y Alemania.

Muy difícilmente Wilders se puede convertir en el primer ministro de Holanda, a pesar de encabezar las encuestas, debido a que le será muy complicado formar una coalición, pero sí que puede ser un ejemplo para los franceses. Es en Francia donde se jugarán la partida de verdad y donde la amenaza de Marine Le Pen preocupa, y mucho, a la Unión Europea. El Frente Nacional parte como claro favorito en primera vuelta y, aunque en segunda vuelta parece que ganaría su contrincante, fuera quien fuera, ya nadie pone la mano al fuego por las encuestas.

Le Pen Wilders - Parlamento Europeo

Lo que pueda pasar en Alemania el próximo 24 de septiembre también será decisivo para la Unión. Angela Merkel intentará renovar su mandato, después de 12 años al cargo. Su reelección no está asegurada, pero su principal rival no será un partido de extrema derecha, sino el socialdemócrata y europeísta convencido Martin Schulz. Eso sí, Alternativa para Alemania, el partido populista y contra la UE, podría ganar mucho peso según las encuestas, como ya hizo en algunas elecciones regionales en los Länder alemanes, como el de Mecklemburg-Anteporemania (nordeste), donde quedó por delante de Merkel.

Wilders, la voz del 'Nexit'

Además, las elecciones en Holanda preocupan en Europa por la posibilidad que deriven en un 'Nexit'. Después del 'Brexit', la Unión Europea no se puede permitir perder otro estado miembro, y menos uno de tanto importante como los Países Bajos, uno de los seis estados fundadores. Wilders encarna la voz del 'Nexit', basando su programa en "desislamizar" el país, cerrar las fronteras y "devolver holanda a los holandeses", a partido de un referéndum para abandonar la Unión.

A pesar de la amenaza, y los discursos de la mayoría de líderes de la campaña muy críticos con la UE, parece difícil que los Países Bajos acaben abandonando la comunidad. De hecho, los expertos insisten en que el país no podría sobrevivir económicamente sin la legislación y las facilidades que ofrece el sistema europeo. La economía holandesa vive de los negocios europeos, y del sistema se basa en el tratado de Schengen, hecho que hace difícil prever su salida de la UE.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat