Acaba de anunciar Societat Civil Catalana, la entidad unionista creada para combatir el independentismo, que a partir del próximo viernes cortarán la entrada a los túneles de Vallvidrera hasta que acaben las concentraciones de la Meridiana por la sentencia del 1-O, que este viernes ha cumplido su 138ª noche de protesta. La acción tiene todos los ingredientes para confirmar una vez más que el unionismo es incapaz de construir un relato en positivo y siempre tiene que actuar a la contra. Lo hacía antes cuando la matriz más activa era Ciudadanos y lo sigue haciendo ahora que la formación naranja camina irremisiblemente hacia un ostracismo evidente y ocupa su sitio el PSC de Miquel Iceta. En este caso, además, la explicación de hasta cuándo mantendrán su acción no puede ser más de perogrullo: "Hasta que los trabajadores no puedan volver tranquilamente a casa después de largas jornadas de trabajo, los independentistas tampoco podrán ir a esquiar tranquilos los fines de semana".

Una cierta empanada mental sí que parecen tener los dirigentes de Societat Civil Catalana ya que identificar a los usuarios que pueden acabar resultando afectados por el corte de los túneles de Vallvidrera como los independentistas y los que circulan por la Meridiana, no los que viven allí, lo que ya sería muy osado, como los unionistas, es algo que aún nadie se había atrevido a hacer. Ahora resulta que el independentismo acaba teniendo que ver con la ruta por la que uno circula y con el poder adquisitivo, con la segunda residencia en la Cerdanya entiendo, y también con la afición al esquí. Respecto a esto último, van tarde ya que en pocas semanas la temporada de invierno tocará a su fin y más si continúan las altas temperaturas de los últimos días, aunque se espera una tregua en este sentido y un cierto retorno a un clima más frío.

Acostumbrado como estoy desde hace décadas a coger indistintamente los túneles de Vallvidrera o la Diagonal -también la Meridiana- para ir a La Seu d'Urgell y cruzarme con muchos conductores que van a pasar el fin de semana a Andorra o bien en el caso de los túneles a la Cerdanya, me declaro incapaz de saber durante el trayecto quiénes han cogido una u otra ruta para llegar a destino. Tampoco que unos sean más ricos que otros, más independentistas que otros o más unionistas que otros. Y el poder adquisitivo de los que tienen la Cerdanya como segunda residencia me atrevería a decir que está mucho más equilibrado de lo que SCC puede llegar a pensar, si acaso no está más decantado del lado unionista.

Pero quizás lo de los esquiadores indepes es tan solo una manera de llamar la atención y de que Pedro Sánchez, al que han pedido que les reciba, les acabe abriendo el Palacio de la Moncloa. Porque de política tienen mucho que decirle, parece, como por ejemplo que no confunda el diálogo con el trato preferencial y, sobre todo, que no tenga privilegios para los independentistas. Todo, por la foto de la mesa de diálogo de ambos gobiernos en la Moncloa del pasado lunes de aquel que hasta hace un tiempo consideraban suyo mientras hoy andan perdidos sobre qué es lo que realmente defiende.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat