El triste espectáculo político que nos ha hecho vivir el presidente del gobierno en funciones, Pedro Sánchez, desde el pasado 28 de abril, ha llegado a su fin y España se encamina a unas elecciones generales el 10 de noviembre que no tienen otra clave que la voluntad de gobernar con una mayoría más amplia y, como hemos podido ver en las últimas horas, intentar armar de cara a las Navidades un acuerdo con la formación de Albert Rivera. No obstante, Sánchez necesita más diputados para ello y templar el "con Rivera, no" que gritaban las bases socialistas en la sede de la calle Ferraz tras el triunfo electoral. Sánchez quiere convertir aquel "con Rivera, no" en un "con Rivera, no ahora".

Aunque los socialistas parten de la base que son unos comicios sin riesgo los del próximo 10-N, las elecciones siempre las carga el diablo y cuando el nivel de tacticismo ha sido tan alto siempre se corre el riesgo de un voto de castigo o de una imprevisible alianza electoral de última hora. La ventaja de Sánchez en los sondeos se desdibujaría, por ejemplo, si la derecha fuera capaz de tejer una alianza en el Senado o de apostar por candidaturas conjuntas en las provincias electoralmente más pequeñas. Hoy todo esto es política ficción pero, hasta el final, cualquier cosa siempre es posible.

Vamos a asistir a una campaña más basada en emociones que en realidades. Así, el líder socialista está decidido a coger la bandera de la unidad de España tras haber roto cualquier relación con los independentistas, incluso con algún innecesario gesto de humillación, y, también a defender el artículo 155 de la Constitución contra Catalunya. El traje de faena ya hace días que se lo puso ya que su argumentario de campaña está escrito con los independentistas como los únicos malos de la política española.

Las elecciones españolas tienen una primera consecuencia en Catalunya: se aleja un escenario electoral hasta el 2020. Y, por en medio, las sentencias del Supremo. Hay mucha tela que cortar hasta el 10-N. Que no se le haga largo a Sánchez y el camino de rosas que hoy prevé no acabe siendo un camino de espinas.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat