Roger Pallarols (Barcelona, 1979) está siendo una de las caras de la desescalada de la pandemia. El director del Gremio de Restauración de Barcelona atiende a ElNacional.cat en plena campaña para reclamar al Govern que la restauración pueda abrir más allá de las 5 de la tarde. Muy crítico con el Govern y con el ejecutivo español, reclama una ampliación de los horarios para salvar muchos restaurantes que tienen su pico de facturación en la franja de la tarde y de la noche. Al mismo tiempo, lamenta que el cierre del sector no haya ido acompañado de unas ayudas adecuadas.

¿Por qué se tiene que alargar el horario de la restauración en Catalunya?
Por la precariedad de la situación de las empresas del sector, por la necesidad de subsistir y por la necesidad de frenar en seco el proceso de destrucción de puestos de trabajo que está protagonizando la restauración en Catalunya, producto de las restricciones tan duras que nos han impuesto. También te diría que hay que ampliar el horario ante la constatación de la emergencia económica, porque Catalunya está perdiendo comba cuando se desertiza uno de sus sectores económicos más importantes y ante el evidente agotamiento de la ciudadanía. Además, vemos, día a día, como la socialización es un hecho, y, por lo tanto, el cierre de la restauración no evita la socialización y la deriva a otros ámbitos que no son fáciles de controlar porque son ámbitos privados. Y este cierre tampoco sirve para la reactivación de una economía hundida, como lamentablemente se encuentra el sector de la restauración en Catalunya.

Por lo tanto, te diría que hay que ampliar el horario por un conjunto de estas evidencias. Si añadimos además el hecho de que la cuarta ola no ha sido tan dura como lo han sido las anteriores y que, por suerte, la vacunación avanza y las personas más vulnerables y los sectores asistenciales también tienen una protección importante, pienso que no tienen argumentos para mantener el castigo a un sector que sólo está produciendo una destrucción de empresas y puestos de trabajo que se acelera día tras día.

Roger pallarols director gremio restauración Barcelona 6 Arnau Dalmases

¿Cómo afectaría al sector que se pudieran servir cenas?
Cada día que pasa caen empresas. Cada día. Al final estamos ante un sector que hace más de un año que se le pide un sacrificio enorme. Todo el mundo está dispuesto a hacer sacrificios en pandemia..., pero el sacrificio de no poder equilibrar ingresos y gastos es inasumible, porque lleva al límite a demasiadas empresas y cada día que pasa, como es un sacrificio inasumible que viene de lejos, caen empresas.

En este sector en Catalunya se han destruido 23.000 puestos de trabajo, mientras que en Madrid este sector está ampliando ocupación, por lo tanto, es evidente que hay una situación que es claramente insostenible. La ampliación durante todas las franjas horarias es imprescindible para frenar todo este proceso de destrucción de empresas y puestos de trabajo que estamos viviendo desde hace muchas semanas.

¿Por qué se tiene que reactivar la tarde y la noche en la restauración?
Porque la restauración es diversa, es un sector muy amplio, con mucha tipología de establecimientos y no todos los establecimientos tienen en el mismo momento del día las puntas de consumo y hay que intentar salvar toda la restauración. Hay una parte importante de la restauración que tiene en el servicio de la noche más del 50% de la facturación ordinaria y, como en Catalunya hace más de seis meses que no se puede cenar y en el último año ha habido nueve meses que no se ha permitido cenar, y en algún momento ni funcionar, es obvio que eso es una situación insostenible. Tú no puedes pedir a una empresa que esté más de seis meses sin el servicio que aporta el 50% de la facturación, por lo tanto, necesitas reactivar toda la restauración.

Eso quiere decir asumir que la restauración es diversa, que tiene establecimientos diferentes, que tiene puntas de consumo diferentes y que necesitas encontrar una estabilización para todos los tipos de restauración, porque necesitas que el máximo número se salve de la crisis. Eso implica ampliar el funcionamiento hasta la noche, implica revistar el toque de queda para que se pueda hacer la cena mínimamente en las horas que cenamos los barceloneses y catalanes. Al fin y al cabo, durante el tiempo que estuvimos abiertos hasta el toque de queda, ya vimos que no era suficiente, ya vimos que los barceloneses y catalanes no cenamos a las 7 de la tarde. Precisamente, las personas que cenan a las 7 de la tarde son las que, lamentablemente, tardarán muchos meses en volver a Barcelona.

Por lo tanto, tenemos que ser realistas, tenemos establecimientos muy diferentes, todos tienen que estabilizarse, y eso quiere decir que se tiene que alargar el horario de manera inmediata y permitir las comidas de cena.

¿Qué ha sido peor, la limitación horaria o la falta de ayudas?
Yo te diría las dos cosas. Yo diría que hay una recriminación a los gobiernos ante unas restricciones muy duras y que no han puesto sobre la mesa los recursos suficientes para compensarlas. Cuando a un establecimiento le estás diciendo que funcione al 30% de su aforo, tú no puedes no poner recursos para proteger las empresas, y eso interpela al gobierno del Estado y al de la Generalitat.

En el caso del Govern, se ha enquistado en unas medidas totalmente asfixiantes, mientras contempla cómo se está desertizando y arruinando Barcelona, y por extensión Catalunya. Al principio de la pandemia todos somos capaces de entender que nadie tenía la fórmula perfecta y, seguramente, en estos momentos de la pandemia ya sabemos que no hay una fórmula perfecta, pero el Gobvern ha desatendido de manera continuada la restauración. Desde el mes de mayo sabemos que la pandemia no se había superado y todos los expertos pronosticaban que daría muchos sustos y desgraciadamente así ha sido; pero también sabíamos que el precio de tener frenada la economía de manera permanente no se puede pagar y que tan importante es intentar mantener a raya la Covid con todos los costes que eso comporta, porque no se demuestra una tarea fácil, como intentar también que las empresas no vayan a la quiebra y que las familias lleguen a final de mes.

Roger pallarols director gremio restauración Barcelona Arnau Dalmases

¿Se ha gestionado bien la crisis?
Pienso que el Govern no ha abordado o ha pensado que la crisis económica no estaba a la altura de la crisis sanitaria. Y si eso era un diagnóstico erróneo al inicio de la gestión de la pandemia, ahora es un diagnóstico que, con la evolución de la pandemia, otros países y comunidades han constatado que no hay una relación causa-efecto entre el funcionamiento estable de la restauración y la evolución de la pandemia, porque tenemos países que han tenido la restauración cerrada durante muchos meses y presentan datos e incidencias mucho peores que las que tenemos en Catalunya y España, y tenemos comunidades autónomas en las que a la restauración no se la ha castigado de manera tan severa y tienen incidencias similares o idénticas a las que tenemos en Catalunya. Enquistarse en eso es un acto de enorme irresponsabilidad y el Goven tiene que crecer, tiene que ser maduro y tiene que asumir que no se puede mantener un castigo que está arruinando Barcelona y Catalunya.

Porque, al final, si luchando contra una pandemia sanitaria grave como la que tenemos, lo que nos queda es la ruina colectiva, es un pésimo resultado, porque eso genera muchos problemas para el futuro de la ciudad del país y para la salud de las personas. Hay una máxima en medicina que dice: "No hay peor enfermedad que la pobreza", por lo tanto, no hacer frente al proceso de empobrecimiento que está sufriendo la restauración, y por lo tanto Barcelona y Catalunya, de manera inmediata, no cortar en seco el proceso de destrucción empresarial que ahora sólo se explica por el volumen de restricciones inasumibles o no hacer frente a una destrucción de empleo sin precedentes en este sector, con el volumen de trabajadores que hemos destruido o liderando el número de ERTE dentro del estado español, es un camino que sólo nos lleva a la ruina colectiva y al derrumbe. No se puede aguantar más, no se puede pedir más sacrificios a las empresas, no se puede pedir más sacrificios a los trabajadores, a la vez que queda constatado que cerrar la restauración sólo castiga la economía y no frena la socialización, por lo tanto, es un negocio redondo, si me permites decirlo irónicamente. Al final, ni frenas la socialización ni proteges a las empresas y a los trabajadores.

Al final pedís que se aligeren las restricciones...
A excepción de Madrid, que no ha castigado nunca la restauración, las otras comunidades en otros momentos han tomado medidas. A ver, Madrid también toma medidas en relación a la restauración, al final, la restauración madrileña tiene muchas limitaciones, porque no trabajan hasta la hora que trabajarían en condiciones normales porque también hay toque de queda, porque tienen restricciones de aforo... Pero, al final, las restricciones que impones no tienen que hacer inviable la empresa, y aquí tenemos un volumen de restricciones, que además se mantienen durante mucho tiempo, que hacen inviables las empresas y encima no se ponen los recursos suficientes para compensar las pérdidas.

Con todo eso, estamos llegando a una situación de quiebra del sector de la restauración. Y cuando es un sector que aporta tanto de manera directa de riqueza y ocupación, y que además tiene un impacto que era del 30% del PIB por todos los sectores y subsectores que dependen de él, lo que estás haciendo es jugar con el futuro de Catalunya.

No tengo ningún tipo de duda de que el Govern de la Generalitat no quiere que la restauración se hunda ni que Catalunya se hunda, pero a nivel práctico sus decisiones están hundiendo la restauración y Barcelona. Por lo tanto, es el momento de dar un vuelco y permitir poner remedio a una herida que hace mucho que sangra y que no podemos dejar que sangre más si no queremos llorar unas consecuencias todavía más devastadoras en un futuro.

¿Cuántos locales se han perdido en Barcelona desde que empezó la crisis?
Nosotros calculamos que la ciudad ha perdido un cuarto de los bares y restaurantes que había en época pre-Covid y que, en el mejor de los casos, acabaremos esta crisis habiendo perdido un tercio de los locales de Barcelona. Pero si no se estabiliza el sector de manera inmediata, que eso quiere decir que toda la restauración se reactive, también la que tiene en el horario de tarde y noche sus puntas de consumo, Barcelona perderá la mitad de su oferta de restauración en los próximos meses. Y eso, en un sector que, sólo en Barcelona, en épocas de normalidad, da trabajo de manera directa a 80.000 personas.

Estamos hablando de uno de los motores que hacen que nuestra economía sea próspera o no lo sea. Y cuando a este motor se le está despojando de tanta musculatura durante tantos meses, el riesgo de quiebra del sector es evidente. Es un sector que a día de hoy está en quiebra, y el riesgo de desplome de la economía es evidente. Al final, si Barcelona cae, cae Catalunya. Y Barcelona tiene todos los ingredientes para tener una crisis muy complicada, porque tenemos la ausencia de movilidad que necesitan las grandes ciudades para subsistir y porque tenemos un volumen de restricciones desde hace tantos meses que muchas empresas que no son tan dependientes de la movilidad para subsistir también están en situación de quiebra, porque no pueden equilibrar ingresos y gastos

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat