"Tenemos dos grandes retos: ajustar el déficit y recuperar Catalunya", ha asegurado el presidente de Fomento del Treball, Joaquim Gay de Montellà, en el discurso inicial de la entrega de los premios de la patronal catalana. En este sentido y ante la atenta mirada del rey Felipe VI y el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, Montellà ha instado a resolver "la distancia cada vez mayor" entre Catalunya y España a través de una fórmula a tres bandas: diálogo, negociación y pacto.

Sin un camino de confluencia entre Catalunya y España, Montellà considera que no se podrán sacar adelante grandes cuestiones empresariales como la fiscalidad, ayudas a la innovación o el impulso a la internacionalización. Y con la voluntad de ejercer de interlocutor, el presidente de la patronal ha apostado por avanzar cogiendo un intercambio de correspondencia del pasado como punto de referencia para el presente y el futuro. 

Concretamente, ha hecho mención del intercambio de cartas entre los intelectuales Miguel de Unamuno y Joan Maragall. "Desde posiciones muy diferentes, desde el centro y la periferia, mostraron que era posible un diálogo reconciliador", ha añadido Montellà. Almenos en la intelectualidad y la cultura. 

Por otra parte, el presidente de Foment también ha señalado la revolución tecnológica, el proceso de digitalización o el empleo como preocupaciones que pueden convertirse en oportunidades de interés empresarial. Y en lo que respecta al paro, ha anticipado que España necesita crear 2,5 millones de puestos de trabajo en los próximos cuatro años con el objetivo de "hacer sostenible el Estado del bienestar". Lo que implica un sistema de sanidad de alta calidad, una educación pública "excelente" o un sistema de pensiones como "compensación" para las personas mayores.

La audacia de Rosell

El presidente de la CEOE, Joan Rosell, ha reclamado "audacia" para superar "la falta de entendimiento político" entre Catalunya y España. En este sentido, ha propuesto una "pequeña pausa" en el conflicto para aceptar, comprender y respetar diferencias con el objetivo de encontrar una solución con "pragmatismo". 

En el contexto actual, se ha mostrado partidario de "la amplitud de miras" y de "dejar espacio para que todo el mundo se sienta cómodo" con el propósito común de "seguir avanzando". Y es que desde su "Puente Aéreo" constante entre Madrid y Barcelona, Rosell ha constatado que se percibe con "mucha preocupación" la falta de entendimiento. Y para ello, ha instado a entonar un mea culpa generalizado y "reflexionar" sobre la solución desde la conciencia que hay conflictos que "se repiten" una y otra vez dentro de la historia española. Su solución es dejar de lado "gritos y ruidos" y contribuir a tender "puentes" de diálogo. 

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat