La patronal Foment del Treball, liderada por Josep Sánchez Llibre, y la patronal Pimec, presidida por Josep González, han leído hoy un manifiesto conjunto llamado 'A favor del progreso de Catalunya', en un macroacto que ha aglomerado gran parte del empresariado de Catalunya. Basado en la condena a la violencia y en la petición de diálogo por parte de los gobiernos, las entidades aseveran que "el manifiesto es la demostración práctica que el acuerdo es posible" porque "las entidades que lo firmamos como representantes de una amalgama de diferentes sensibilidades".

Un acto decidido a toda prisa por la "urgencia del momento", que ha conseguido englobar personalidades del empresariado catalán como el presidente de la Cámara de Barcelona, Joan Canadell, y gran parte de su consejo ejecutivo; el presidente de la Feria de Barcelona, Pau Relat; la presidenta del Puerto de Barcelona, Mercè Conesa; y una gran cantidad de empresarios de entre asociados y comisiones de Fomento y Pimec, entre otras organizaciones. El objetivo: mostrar la unidad del empresariado respecto del momento que vive Catalunya.

En el manifiesto, las patronales han condenado el hecho de que se haya celebrado este juicio ya que "corresponde a la política y no a la justicia liderar este conflicto hacia el escenario del pacto". Además, también condena la violencia, "no sirve para nada y hay que preservar la economía y los puestos de trabajo", y también "pide a los políticos que se pongan las pilas".

González ha asegurado en el discurso de clausura que "a pesar de la situación que estamos viviendo  también pasan cosas buenas", haciendo referencia a varios acuerdos que se han llegado a nivel de entidades empresariales, "cosa que aporta esperanza porque dialogando la gente se entiende". Al mismo tiempo, González ha recordado a los presos y ha dicho que "espera que un día se pueda encontrar una solución". En definitiva, el presidente de Pimec ha explicado que "se tiene que hacer política de la buena" y "si no lo hacen los políticos lo tendremos que hacer la sociedad, aunque no es el camino adecuado, y a buen seguro que la sociedad sabrá encontrar propuestas y los agentes sociales somos parte de la sociedad".

Finalmente, Sánchez Llibre ha aseverado que "tenemos la oportunidad de ser un papel muy importante en este momento", a la vez que "representamos entre Pimec y Fomento en torno a 600.000 empresarios y un PIB de 40.000 millones de euros", además, "los que estamos aquí presentes damos trabajo además de 2,5 millones de trabajadores y los representamos a todos ellos". En este sentido, "este acto tiene que servir para demostrar que estamos a tiempo, recuperar la normalidad y el prestigio de Catalunya, y mantener la legalidad y la seguridad jurídica que necesitan nuestras empresas".

Al mismo tiempo, el presidente de Fomento ha aseverado que "hay que detener los actos de violencia que se han dado estos días" y lo ha hecho dirigiéndose a la sociedad civil pero también a todas las administraciones públicas, entre las cuales ha mencionado el Ayuntamiento de Barcelona, el Parlamento de Catalunya y el gobierno catalán, "pero sobre todo al presidente de la Generalitat, Quim Torra, que tiene que saber que puede contar con nosotros y que hace falta que actúe ya porque hace falta recuperar nuestra reputación, la marca Barcelona, la seguridad de nuestra ciudad y la movilidad de nuestras infraestructuras viarias". En este sentido, "no puede ser que cada día haya cortes de carreteras por manifestaciones y que perjudican nuestra economía". "Si conseguimos todo eso, estaremos trabajando a favor del progreso y la imagen de Catalunya".

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat