No es habitual que la economía se moje en cuestiones políticas. De hecho, acostumbra a quererlas rehuir. Pero en los últimos meses, esta tendencia se está revirtiendo y cada vez son más los agentes internacionales que analizan el procés en sus análisis económicos y dan por hecho que el referéndum se celebrará. El Deutsche Bank y Fitch son dos de los grandes abanderados mientras que Bloomberg y Moody's prefieren analizar la situación actual. Y todo, coincidiendo con el viaje que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, hará esta semana a los Estados Unidos para reunirse con inversores norteamericanos ante la hipótesis creciente que Catalunya pueda volver a emitir deuda en los mercados en los próximos meses y al margen del FLA.

Ahora bien, desde el govern reiteran su posición: Junqueras no pretende aprovechar la visita para pedir apoyo financiero a los inversores norteamericanos de cara al referéndum o la independencia.

Deutsche Bank: Los escenarios del referéndum

En los cuatro meses que llevamos de 2017, el Deutsche Bank ya ha aconsejado hasta dos veces a los inversores que estén atentos a la celebración del referéndum catalán. La entidad alemana lo señala como una de las cuestiones relevantes a la hora de invertir en 2017 junto con otros temas económicos y financieros como el mandato de Donald Trump, el Brexit o la inflación europea, entre otros.

El Deutsche Bank dedica un segundo informe al procés y anticipa que el referéndum se hará a pesar de ir en contra de la Constitución española. No descarta que quede prohibido el acceso a los centros de votación pero deja abierta la posibilidad que se celebre de forma conjunta el referéndum y las elecciones autonómicas. En este sentido, destaca que "esta estrategia podría poner al Gobierno en una difícil posición porque no les sería fácil detener la votación del referéndum y permitir la votación regional". Tampoco descarta la aplicación del artículo 155 de la Constitución del Gobierno con el fin de suspender la autonomía de Catalunya pero incluso así, alerta que quien saldría beneficiado sería el independentismo.

Sea cual sea el escenario, la entidad presidida por John Cryan insiste en que el referéndum se va a llevar a cabo. Y aunque entiende que no hay un gran riesgo de independencia de Catalunya ya que considera que no habrá una participación suficiente como para implementarla unilateralmente, sí que se atreve incluso a dar un paso más allá. En el estudio Better off their own?, prevé que tanto Catalunya como Escocia ganarían "un grado sustancial de prosperidad gracias a la independencia".

Fitch: El referéndum se hará en septiembre

En la misma línea que el Deutsche Bank, Fitch también incluye el referéndum entre los temas destacados del año en el informe BMI Research sobre valoración de riesgos en España. Y no sólo lo añade como futurible sino que directamente ya lo da por hecho con fecha incluida: "Está planeado para septiembre del 2017 un referéndum sobre la independencia de Catalunya". Ahora bien, no duda en ningún momento de que el Gobierno "rechazará reconocer su validez independientemente de su resultado final".

Con la celebración del referéndum, la agencia norteamericana de calificación crediticia alerta de que el Ejecutivo presidido por Mariano Rajoy "se enfrentará a un parlamento fragmentado" y dificultará el proceso legislativo de la Cámara. Sin embargo, anticipa que "hay poca voluntad política para forzar unas elecciones anticipadas" en España, por lo que considera que "el Gobierno se mantendrá al menos hasta el 2018".

Bloomberg: Independencia "tan pronto como sea posible"

Una de las grandes compañías financieras de datos y noticias de los Estados Unidos como Bloomberg también se hace a menudo eco del procés de Catalunya. En su último artículo, pone el acento en el hecho de que "el govern dirigido por Carles Puigdemont está empujando a celebrar un referéndum sobre la independencia tan pronto como sea posible este año". Y partidario de no anticipar acontecimientos, se limita a los hechos: "Una feroz oposición del presidente español Mariano Rajoy".

Volviendo a la economía, pone de manifiesto que Catalunya es "la mayor región económica de España." Y todavía más, en un informe previo titulado como Catalonia desde donde hace una recopilación de la situación actual, el bagaje o los argumentos para la independencia, añade también un par de datos: Catalunya supone un 16% de la población del conjunto de España y la quinta parte de su PIB.

Moody's: "A España no le interesa que Catalunya vaya a la quiebra"

"Tensiones independentistas". Así es como la agencia norteamericana de rating Moody's describe de la mano del analista Marisol Blázquez la relación entre Catalunya y España. Su diagnóstico es claro y contundente: "A España no le interesa que Catalunya vaya a la quiebra". Y es que entiende que un impago de Catalunya podría interpretarse en los mercados financieros como un default de España. "Hasta ahora no hemos vivido un momento de alta tensión y en un momento así no sabemos qué puede pasar", añadía a principios de febrero.

Sin embargo, tanto Fitch como Moody's y S&P suspendieron el bono de la Generalitat a lo largo del 2016 con una calificación crediticia a la baja: "inversión especulativa" o "calidad de crédito cuestionable" por "la debilidad de su posición fiscal". Al respecto, el diputado de Junts pel Sí Oriol Amat explicaba en una entrevista en El Nacional lo siguiente: "Catalunya tiene un rating basura por el déficit y por el trato injusto que recibimos por parte del Estado que frena nuestro potencial".

Sea como sea, el referéndum está al orden del día de los análisis económicos. Y eso que es bien sabido que a la economía no le gusta mojarse en cuestiones políticas, y todavía menos si son internacionales.

¿Te ha parecido interesante este artículo? Para seguir garantizando una información comprometida, valiente y rigurosa, necesitamos tu apoyo. Nuestra independencia también depende de ti.
Suscríbete a ElNacional.cat